OpenText: «Estamos pasando del acaparamiento a la producción bajo demanda»

Business IntelligenceDatos y Almacenamiento

Entrevistamos a Benoit Perriquet, vicepresidente de Ventas para el Sur de Europa y Christian Menda Medina, director regional para Iberia, ambos pertenecientes a OpenText.

El pasado 15 de abril se celebró en el hotel Palace de Madrid el encuentro anual con partners y clientes del desarrollador canadiense OpenText especializado en software para la gestión de la información empresarial y la empresa digital. Allí tuvimos la oportunidad de ser atendidos por Benoit Perriquet, vicepresidente de Ventas para el Sur de Europa (Francia, Portugal, España e Italia) y Christian Menda Medina, director Regional para península Ibérica, que nos desvelaron algunas claves estratégicas de las empresas en su transformación hacia la era de los negocios digitalizados.

Christian Menda Medina, director regional para Iberia, en un momento de su intervención
Christian Menda Medina, director regional para Iberia, en un momento de su intervención

«El mundo digital se aproxima a una velocidad de vértigo y ahora es el momento de capturar las oportunidades que presenta», comenta Christian Menda. «Los canales digitales se multiplican y están cada vez más presentes en nuestra sociedad y empresas. Esto conlleva cambios fundamentales en los modelos operativos y económicos que impactan en toda la cadena de valor».

«Efectivamente, la esencia de los negocios está cambiando», apunta Benoit Perriquet. «Estamos pasando del stock al flood, del acaparamiento a la producción bajo demanda. Cuando vas a comprar un coche, ya no compras el del concesionario, sino uno que te están fabricando en ese momento. O más aún, con servicios como Uber, ya no compras coches, compras simplemente movilidad».

Sitúenos en dónde se mueve OpenText: ¿es gestión documental, es publicación de contenidos web, es análisis de Big Data, es middleware?

OpenText es una compañía dedicada a hacer EIM [Enterprise Information Management]: gestión de información empresarial, pero implicados de lleno en crear las condiciones para llevar a cabo la transformación digital. Hay tres hechos que quiero resaltar: en el mundo ya hay más de 5.000 millones de personas conectadas con su teléfono; la transferencia de información es de lo más rápida, 1 GB al segundo; y para el 2020 el 15% de las cosas estarán conectadas, generando un negocio de miles de millones de dólares. El impacto es muy grande sobre la economía. ¿Qué están haciendo las empresas? Algunas se están transformando hacia lo digital; otras nacieron ya en lo digital. Pero lo que sí se está haciendo evidente es la brecha entre las que todavía arrastran viejos sistemas y las que ya abrazan de lleno el mundo digital: ese ‘performance gap’ puede llegar a medirse en una desventaja del 40% en el rendimiento, o evidenciarse en cómo sucede todo de rápido cuando un gigante como Blockbuster desapareció en solo cuatro años mientras una empresa nueva que sí supo aprovechar las ventajas de lo digital hoy es Netflix y ha tomado su relevo.

Entonces tampoco es un ERP, es más bien Business Intelligence, ataca al dato…

EIM, resumiendo mucho, significa mover información desde coste a valor. Las grandes compañías abordan muchos y diferentes proyectos en su modernización y búsqueda del negocio: campañas de marketing, cadena de suministro, gráficos financieros… Todo son gastos y encima surge un problema, se van creando silos de información, a menudo estancos y aislados, que van ralentizando el buen funcionamiento. Según McKinsey, analizando a 30 multinacionales, en el 45% de los casos esta fue la primera razón de abordar un cambio, frente a información redundante, desactualizada e incluso muy difícil de compartir. Y es ahí donde OpenText tiene las herramientas adecuadas para mover la información del silo a la plataforma, y crear un único punto de verdad, dándole un valor añadido.

¿Quién debería ser el encargado de liderar esta transformación hacia lo digital, los CEO o un consejo que agrupe a todos los departamentos?

La diferencia está en tener una visión holística del conjunto del negocio, o solo verticalizada por líneas de actuación. Los procesos nacen en un departamento, pero rara vez la información que genera está a disposición de ser utilizada por otros. Los que compran los insumos no conocen los clientes a los que se venden los productos transformados, y disponer de una plataforma unificada que conecte toda la información hasta hacerla transparente, puede servir para comprar mejor, saber qué comprar en cada momento, y estar preparado para abastecer las necesidades futuras. Es importante conectar los negocios y ese papel lo debe liderar el CEO, que puede ver el negocio en su extensión completa de manera horizontal y no vertical, y el que puede impulsar esa transformación transversalmente. En una misma habitación, el CEO trata con el CFO, con el CTO, con el CIO, con el CMO… por lo que hay que federar el contenido a un único nivel.

Benoit Perriquet, vicepresidente de Ventas para el Sur de Europa en OpenText
Benoit Perriquet, vicepresidente de Ventas para el Sur de Europa en OpenText

¿Cuál es la información más estratégica? ¿Cómo estructurar dicha información?

Eso es solo content management, gestión de contenido, que hay que saber primero indexar y luego enlazar internamente, para después lentamente expandirlo al resto: es mover desde lo interno a lo externo. En la misma dirección, creamos una plataforma multimedia y multicanal. Actualmente, cuando una compañía decide cambiar su imagen corporativa y su logo, se tarda como dos años en que el cambio se haga realmente efectivo en todos los ámbitos: no es solo el membrete del papel de cartas, ni los folletos, ni nuestra web, sino las webs de nuestros socios y clientes, las referencias en publicaciones cuando hablan de nosotros… Hoy ese cambio debería poder realizarse en segundos, con un par de clics. Esa misma filosofía es la que reza para la información empresarial del EIM: cuanto más podamos simplificar la información, rompiendo la barrera de los silos, más aceleraremos los procesos de transformación, conectando directamente la información con el negocio.

¿Cuáles son vuestras bazas frente a otros competidores? ¿Os ponéis en el lado de la empresa usuaria?

Ser competitivos, a unos costes razonables y ayudar a facilitar el cumplimiento con los requisitos que imponen las diversas legislaciones es solo una parte importante. Poder garantizar una experiencia feliz en los clientes lo es más todavía. Poder lanzar una oferta personalizada, en el momento adecuado, por el canal idóneo, y que éstos hagan recomendaciones positivas de nuestro servicio o producto, eso es sencillamente ‘priceless’. Todo eso es fruto de un control de toda la información interna de la compañía, de poder analizarla al ritmo de los hechos, tanto la estructurada como la no estructurada. Y de poder hacerlo ‘across’: que participen los distintos departamentos con la idea de romper los silos e incrementar la eficiencia conjunta.

¿Cómo abordáis cada proyecto?

Básicamente, nosotros no ponemos productos, sino soluciones. Nuestra estrategia es entender el negocio, y hacer de consultores. Primero, saber dónde se quiere ser más competitivo, cuál es su situación, dónde se quiere reducir costes, ganar clientes o expandirse comercialmente. Entonces los planes estratégicos se traducen en proyectos. Trazamos la hoja de ruta para priorizar los pasos, y el cliente decide el ROI, si a tres, cinco o diez años. El último eslabón de discusión es ya qué módulos de nuestra suite implementar.

¿Cómo una empresa que montaron cuatro estudiantes en la Universidad de Waterloo ha podido crecer tanto a golpe de talonario, comprando más de 35 empresas de nicho? ¿Habéis puesto por casualidad los ojos en alguna empresa genuinamente española?

OpenText tiene una suite que se puede adquirir de forma completa o bien de manera modular, aunque cada módulo en sí es casi otra suite. De hecho tenemos más de 200 productos disponibles, fruto de nuestra experiencia y estos 30 años de adquisiciones estratégicas, algo que está en nuestro ADN desde el principio. Las más sonadas quizás hayan sido Hummingbird [gestión documental] en 2007 o Vignette [publicación web] en 2009, el secreto es haber podido integrar todo lo bueno en nuestra suite; de hecho, no desaparecen del todo. La última adquisición, Actuate Corporation, nos ha traído dos nuevas oficinas en Barcelona y Sevilla, con lo que sumada a la oficina de Madrid ya tenemos un equipo de más de 50 personas en España especializadas en Business Intelligence y Big Data, y nuestra idea es poder seguir invirtiendo en el futuro incrementando nuestra presencia local, creando nuevos puestos de trabajo. No podemos desglosar cifras al ser una empresa cotizada en el Nasdaq, pero la delegación española ha crecido con unos patrones muy por encima del resto de Open Text, con incrementos de doble dígito.

Supongo que tendréis la opción de comercialización a través de la nube…

El mercado nacional está evolucionando y demanda tecnologías frescas y novedosas. OpenText puede proporcionar desde modelos clásicos de licencias on-promise en un Data Center de la empresa hasta servicios bajo demanda en nuestro Cloud. Realmente, tenemos varios sabores: Cloud Perpetual, para empresas que dispone de licencias en propiedad y desea servicios en la nube le movemos de su DC a nuestra nube híbrida con un espacio privado, como es el caso del Ayuntamiento de Barcelona; Cloud Suscription, donde se paga una anualidad a cambio del software y diversos servicios; o SaaS, en productos muy concretos, como el vídeo bajo demanda, un servicio que se usa en los tribunales españoles para grabar juicios.

¿Lo de ser una empresa de origen canadiense tiene alguna ventaja o un cierto estilo?

Nuestro toque canadiense se traduce en una oferta pragmática y racionalizada. Somos gente abierta, estamos cerca de los EEUU pero no somos lo mismo. Tenemos un componente latino, especialmente en la zona francófona, que nos pone en común con la orilla mediterránea. Contamos con la excelente labor comercial de la embajada canadiense en España, especialmente a la hora de hacer conocer las ofertas de sus empresas nacionales. Pensamos que esta relación se incrementará cuando se acabe de firmar el tratado de libre comercio con la UE, como una vía directa de entrada en todo el continente norteamericano. El último gran acuerdo ha sido la adquisición de Talisman Energy por parte de Repsol. Y aunque tenemos un CEO que se apellida Barrenechea, no habla español, aunque sí me dijo antes de venir: “¡es mi patria chica, hazlo bien!”

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor