Operación “Shady Rat”: cuando cualquiera puede caer en la trampa

CloudSeguridadServidoresVirus
0 0 2 comentarios

El descubrimiento del que se considera mayor ciberataque de la historia demuestra la falta de conciencia sobre seguridad informática. Formar a sus empleados y reforzar sus sistemas son máximas que toda empresa debería tener en cuenta.

El informe de McAfee que ha destapado una operación de ciberespionaje a nivel mundial, que ha durado cinco años y que ha “desvalijado” los servidores de organismos gubernamentales, organizaciones internacionales y compañías de defensa, no sólo cuestiona quién está detrás, sino cuáles son los mecanismos de seguridad que podrían haberla evitado.

Y es que en el caso de las empresas afectadas, tal y como advierte Dmitri Alperovit, vicepresidente de McAfee, “podrían quedar fuera de juego pronto, si un competidor sin escrúpulos roba su propiedad intelectual y salta al mercado con una tecnología más barata”.

Alperovitch ha explicado que los ataques fueron dirigidos a determinados individuos con suficiente nivel de acceso en organizaciones específicas. ¿Cómo? A través de una técnica de phishing. Los empleados recibían un email cuya apertura suponía la instalación automática de malware en el ordenador, proporcionando a los ciberdelincuentes los permisos necesarios para acceder a archivos y modificarlos.

Un total de 72 organizaciones, desde multinacionales a Gobiernos y Organizaciones sin ánimo de lucro, han sido comprometidas durante los últimos años
Los datos de 72 organizaciones de todo el mundo han sido comprometidos durante los últimos cinco años

Mientras algunas víctimas detectaron la amenaza y pusieron remedio a la intrusión, muchas compañías desconocen todavía que han estado en peligro. Poca información había salido a la luz pública hasta que McAfee dio la voz de alarma a principios de esta semana.

¿Cómo sabían los atacantes a quién debían enviar los correos? ¿Hay una operación de inteligencia capaz de identificar a empresas? ¿Está en juego una guerra cibernética? Son preguntas que plantea el informe.

Una de las partes más preocupantes, sin embargo, es la falta de conciencia sobre temas de seguridad informática y la necesidad de poner en práctica controles preventivos. El ataque se llevó a cabo con éxito porque todo aquel que recibía un correo lo abría sin sospechar de su contenido.

“La cantidad de daño que se ha producido y la cantidad de pérdidas en las que se ha incurrido por las acciones negligentes de los empleados debería motivar a empresas y organismos a formarlos mejor”, señalan los expertos en seguridad.

Además, todos estos ataques ocurrieron en equipos basados en Windows sin parchear, es decir, que fueron habilitados a través de exploits que se podrían haber evitado con la actualización del sistema. Una tarea “gratuita” y “en la mayor parte de los casos automática”.

“Educar a tus empleados no es es difícil ni caro, y tampoco lo es la gestión del nivel adecuado de acceso a la red”, comentan los expertos. “No se puede tener una red segura si todo el mundo es administrador del sistema, incluso en su propia máquina”. Si bien hacerse con el software de seguridad, los firewalls y las herramientas de cifrado adecuadas implica una inversión en tiempo y dinero considerable, ésta no puede compararse “con el riesgo de perder tu información más preciada”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor