Or Offer, el israelí que pasó de vender joyas a hacerle la competencia a Alexa

Big DataDatos y AlmacenamientoEmpresasStart-Up

Así se fundó SimilarWeb, compañía de medición de datos que aspira a posicionarse como una de las fuertes de su sector.

Nunca se sabe dónde se va a terminar en la vida. Podría ser el lema de Or Offer, si no fuese porque ya eligió otro, “construir cosas que importen”. Una vez comprobada su trayectoria, se puede decir que le hace honor a ambas frases. El israelí es el creador de SimilarWeb, un servicio de analítica y medición de datos que ha crecido de forma importante desde que se lanzase en 2013. Su objetivo: llegar a hacerle la competencia a Alexa, la poderosa herramienta de medición de Amazon. Y todo empezó con un negocio de joyas.

Antes de plantearse entrar en el mundillo tecnológico, Offer había decidido encargarse de comercializar el trabajo de su madre, diseñadora de joyas. Comenzó negociando con tiendas hasta pasar a vender directamente a clientes: sus diseños se pasaron a fabricar en India y China. Lanzó una cadena de joyerías, una historia como otra cualquiera de éxito comercial. Hasta que se cruzó en su camino un socio de Estados Unidos, que al ver los diseños los comparó con los de un creador de su país. Offer lo buscó y se dio cuenta de que no sólo no lo conocía, sino que seguramente se estaba perdiendo a otros como él. Y decidió atacar el problema de raíz, creando una herramienta para evitar que esto le pasase otra vez. A él o a cualquier usuario.

Junto con varios compañeros, se pusieron a trabajar en una herramienta que mostrase en el buscador páginas similares a las que se habían buscado, un formato de recomendación “similar al que se ve en Youtube”, como explica a BusinessInsider. En 2009 lanzaron SimilarWeb, un proyecto con buena acogida pero que a la larga demostró tener un problema básico y muy importante: no daba dinero.

El equipo se replanteó el sistema y empezó a desarrollar aplicaciones que aprovechasen el plug-in para recolectar datos sobre el comportamiento de los usuarios en la web. Consiguieron que el negocio rindiese económicamente, pero ahora el problema era otro: no era interesante. Querían “construir cosas que importen”. Así que reformularon SimilarWeb con la intención de “llegar a ser la compañía líder en mediciones digitales”, incluyendo, por ejemplo apps de engagement, hasta crear un servicio que, ahora sí, les resultaba interesante y les aportaba beneficios económicos.

Sólo durante el año pasado, su plantilla ha pasado de 60 empleados a 200, tanto de Israel como de Estados Unidos. Han conseguido recaudar 40 millones de dólares, y entre sus inversores se encuentra el conglomerado africano Naspers. Aunque no se conoce la valoración pública de su compañía, se rumorea que poco le queda para convertirse en un unicornio, como se conoce a las start-ups valoradas en más de 1.000 millones de dólares.

Un largo camino para el joven que empezó vendiendo las joyas que diseñaba su madre.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor