Oracle: la historia de dos derrotas y una certidumbre

Empresas

La firma de Larry Ellison ha librado en los últimos meses distintos litigios que finalmente han supuesto un varapalo para su negocio.

Como viene siendo habitual en la industria TI, los encontronazos judiciales tienen que ver con la supuesta infracción de patentes y protección de propiedad intelectual. Es un campo abrupto, en el que los límites legales aún no están muy establecidos.

Las sentencias formuladas hasta ahora marcarán jurisprudencia –como ejemplo el caso de la sentencia del TJCE sobre la protección del lenguaje de programación-. La resolución de un conflicto determinado podrá tomarse como modelo en los próximos litigios de características similares.

Primero, Android

Oracle inició la guerra. Hasta 6.000 millones de dólares pidió la firma a Google. La razón: la utilización ilegal de Java (propiedad de Sun Microsystems que adquiriera después Oracle) para construir Android.

Por el estrado pasaron influyentes nombres de la industria: el ex CEO de Google Eric Schmidt, el consejero delegado de Oracle, Larry Ellison o Andy Rubin, jefe de la plataforma Android fueron llamados a declarar.

La acusación inicial de Oracle se difuminó con el transcurso del juicio. Todo fueron vagos recuerdos y afirmaciones de poca sustancia. Rubin por ejemplo declaró que sí “pensó” que Google necesitaba licencias sobre Java. La resolución no pudo basarse en lo que se pensó o se dejó de pensar.

Eric Schmidt aludió a la solvencia de Google. La compañía podía permitirse financiar un SO como Android por sí misma.

Finalmente, y con la polémica de contratación de periodistas para defender en la blogosfera los intereses de cada compañía, el tribunal Federal de California daba la razón a los de Mountain View.

El juez instructor ha ordenado recientemente a Oracle el pago de 1.000 millones de dólares por los gastos judiciales derivados del caso, según indica ZDNet.

Sigue en la página siguiente

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor