Oracle tampoco es inmune a la crisis económica

Empresas

Las acciones de la empresa caen un 10% tras registrar un aumento del 30% del beneficio en su Q3 pero decepcionan en el apartado de ventas.

El sector esperaba con ansia los resultados del tercer trimestre fiscal de Oracle, que finalizó el pasado 29 de febrero, para constatar el grado de profundidad de la crisis económica que azota a Estados Unidos.
Y, a pesar de registrar un aumento del beneficio del 30 por ciento y del 21 por ciento de los ingresos, el gigante del ‘business software’ no ha colmado las expectativas de los analistas en el apartado de ventas, logrando 5.370 millones de dólares frente a los 5.410 estimados por Bloomberg. Tras la publicación de sus cifras, las acciones de Oracle cayeron un 10 por ciento. Por lo demás, los números de la compañía han colmado las previsiones del mercado, con unas previsiones de crecimiento de las ganancias por acción para su cuarto trimestre fiscal entre un 19 y 23 por ciento, y una expectativa de aumento de los ingresos de entre el 15 y 19 por ciento. Mientras, el volumen de negocios aumentó el pasado trimestre un 21 por ciento (5.300 millones de dólares), por debajo de la previsión de 5.420 millones.
Apartado por apartado, las ventas de software nuevo aumentaron un 16 por ciento, en el filo de la predicción de crecimiento de 15-25 por ciento realizada en diciembre. Preocupante es el crecimiento del 7 por ciento de ventas de nuevas licencias de ‘business applications’. Éste es un aspecto que muestra la ralentización del sector, ya que las empresas se están centrando más en mantener y/o actualizar su software que en comprar nuevas licencias.
La sensación del sector la refleja muy bien Charles Di Bona, analista de Sanford Bernstein, en declaraciones a Bloomberg. “Las expectativas eran que estos tipos iban a ser como un faro en medio de una tormenta para los inversores. Y esto no ha sido así”.
Así, Oracle, que se había venido preparando para la desaceleración económica mediante la compra de numerosas empresas, no es una excepción y está sufriendo las consecuencias del descenso del consumo de servicios tecnológicos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor