Orwell regresa al Kindle pero ¿qué ocurre con el DRM del dispositivo?

Software

Junto a la disculpa de su fundador, Amazon ofrece la posibilidad de recuperar la copia electrónica de la novela de Orwell “1984” o un reembolso de 30 dólares. Una medida obligada y positiva, aunque nadie en la compañía garantiza que cualquier día vuelvan a entrar en el Kindle, en teoría una propiedad privada del usuario y borrar lo que estimen oportuno.

Ya conocéis el caso. Técnicos de Amazon, supuestamente por problemas de derechos de autor, entraron en los lectores electrónicos de miles de usuarios y sin previo aviso, hicieron desaparecer junto a las anotaciones de los usuarios, las novelas de Orwell, 1984 y Rebelión en la granja que habían sido adquiridas y pagadas religiosamente.

Más allá del borrado de determinados libros -curiosamente 1984 retrata una sociedad totalitarista, término usado actualmente como crítica de las técnicas modernas de vigilancia y control- el hecho de que Amazon pueda entrar “como Pedro por su casa” en propiedades ajenas y decida los libros que puedes o no leer gracias al control absoluto que tiene del dispositivo con la inclusión de un sistema de restricciones digitales (DRM) y a la distribución de contenidos vía “nube” desde los servidores de Amazon, que caldeó los ánimos en la Red y el suceso se convirtió en un gran escándalo.

Publicidad muy negativa para Amazon y el Kindle, que la compañía pretende parar restituyendo las novelas de dónde nunca debieron salir y con una disculpa personal de Jeff Bezos que lo dice todo: “borrar los libros de los Kindles para atender el asunto de los derechos autorales representó una decisión estúpida, irreflexiva y dolorosamente ajena a nuestros principios”.

Sin embargo, y a pesar de la rectificación de Amazon, el caso llegará a los tribunales tras la demanda de un estudiante de 17 años. Una demanda que podría adquirir el carácter de una querella de interés colectivo, y que además de una indemnización no especificada exige la prohibición del futuro borrado de textos. Una garantía muy necesaria para que el control del dispositivo esté en manos del usuario y no de la compañía y que pasa necesariamente por la retirada del DRM.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor