Otro euroburócrata que no tiene ni puñetera idea quiere que Apple abra iTunes

ComponentesWorkspace
0 0 13 comentarios

En vez de dedicarse a cerrar el chiringuito de esa pandilla de músicos de garrafón de la SGAE y sus compinches europeos, los siempre inútiles burócratas de la Unión Europea continúan gastándose nuestra pasta en cosas sin sentido, como presionar a Apple para que abra el sistema de protección de derechos de copia que le impusieron las compañías discográficas. Por lo menos, es lo que quiere la «protectora» de los derechos de los consumidores, Meglena Kuneva, que piensa que «algo tiene que cambiar»:

«¿Ustedes piensan que está bien que un reproductor de CD reproduzca todos los CD pero una canción de la iTunes Music Store sólo se pueda reproducir en el iPod? Yo no. Algo tiene que cambiar.»

Sí, algo tiene cambiar, Meglena. Aparte de tu sueldo absurdamente alto y todos esos gastos sin justificar que los políticos os cocináis y os coméis con avaricia en Bruselas, a cuenta de todos nosotros, lo que tienes que hacer es investigar un poco, pero de verdad, donde realmente duele, y ver quién tiene la culpa de todo esto y a quién tienes que meter el cuchillo para acabar con esta lacra de la protección digital de derechos. Y quizás enterarte de que 1) las canciones de la iTMS sólo representan el 3% de todas las canciones que hay en los iPod — y en españa, seguro que no llega ni al 0,001% — y 2) que estas canciones se pueden compartir y reproducir en cualquier parte con sólo grabarlas en un CD o utilizando software disponible en Internet. Quizás así te enterarías que, para acabar con el DRM y proteger realmente al consumidor, lo que tienes que hacer tú y el resto de chupópteros de la UE — y España, claro — es prohibir todo el DRM y acabar con las prácticas abusivas de los sellos discográficos y cinematográficos. Más caña después del «Continued…»

Al fin y al cabo, Meglena, ¿qué sentido tiene el DRM excepto fastidiar la vida del consumidor y asumir que somos todos unos ladrones? El DRM es totalmente absurdo porque la gente que quiera descargarse música y películas sin comprarlas lo va a seguir haciendo siempre, y la gente que quiera comprar este material lo va a continuar haciendo igual con o sin DRM. Por eso tiene que desaparecer totalmente, de todos los medios, porque no tiene ningún sentido y lo único que hace es proteger unos derechos de unos tíos que por otra parte nos quieren cobrar 1.200 millones de euros, sólo en España, porque les sale de los Wiimandos. Éstos son los que cobran, éstos son los que realmente se llevan la pasta y ahora quieren llevarse aún más.

Ya sé que ir contra Apple te va a hacer salir en los periódicos y aparecer como la defensora de los consumidores, pero resulta que a la mayoría, que ni usa la iTMS ni tiene iPod, les importa un pimiento lo que hagas contra Apple. Ya sé que haciendo esto, en vez de dar leña de verdad a los que mueven realmente los hilos, no le pisas los callos a las discográficas y distribuidoras, que son los que pueden poner pasta en Bruselas con su lobby. Sin embargo, resulta que, por ejemplo, el impuesto que nos cobra la SGAE sí que afecta a cualquier persona, con o sin iPod. Todos compramos CD, DVD, vídeos, cámaras, televisiones y todos tenemos acceso a Internet. Y a todos nos quieren cobrar los 1.200 millones de euros. Yo a Apple no le compro ni una puñetera canción en iTunes porque no me da la gana. Pero quiera o no quiera, a la SGAE y su panda tengo que pagarles pasta por narices.

La realidad es que los burócratas y políticos de España y la Unión Europea no sólo ignoran, sino que amparan este tipo de comportamiento anti-consumidor y anti-competitivo, esta violación de los derechos de los consumidores. La pregunta es: ¿por qué lo hacen? ¿Qué les deben aparte de alguna lesión auditiva por escuchar una canción de Ramoncín en la radio?

Meglena, si tuvieras realmente interés en acabar con el DRM, en vez de ir contra Apple, irías contra la industria al completo e introducirías legislación para acabar con el DRM, con el canon y con toda esta panda de individuos que sólo buscan su beneficio, sin ningún oficio. El DRM de Apple es uno de los síntomas, uno muy pequeño, impuesto por las discográficas, las distribuidoras y los estudios. Ellos, junto con la SGAE, Teddy Bautista y Ramoncín, son la enfermedad. — Jesús Díaz

EU’s consumer chief takes aim at Apple over iTunes [Reuters]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor