Pagos móviles: ¿Un futuro prometedor o un presente real?

EmpresasOperadoresRedes

La muerte del dinero físico tras la aparición de la cartera digital y tecnologías como el NFC es una de las sentencias más repetidas en los corrillos de la industria pero, ¿hemos llegado ya a tal extremo? Lo analizamos de la mano de PayPal.

Hasta 171.500 millones de dólares. Ésa es la cantidad de dinero que se habrá movido alrededor de todo el mundo en forma de pagos móviles una vez que los relojes marquen las 00:00 el próximo 1 de enero. O, cuando menos, ése es el volumen que tras estudios de futuros hipotéticos y resultados financieros pasados creen los analistas que alcanzará el negocio de los pagos móviles para todo 2012. Vistos en solitario todos estos miles de millones representan una cifra brutal, pero todavía lo son más si se tiene en cuenta que entre enero y diciembre de 2011 “sólo” se registraron unos 106.000 millones de dólares o, exactamente, un 61,9% menos de lo que está previsto que se genere este ejercicio. De cara a 2015 podríamos estar hablando ya de 670.000 millones de dólares.

Para ayudar a que estas expectativas se cumplan, buena parte de los fabricantes de telefonía (a excepción de Apple) ha comenzado a modernizar sus dispositivos móviles con capacidades NFC en sus entrañas. Estas siglas corresponden a la tecnología inalámbrica “Near Field Communication”, que mediante la identificación por radiofrecuencia permite intercambiar datos a una velocidad de transferencia de hasta 848 kilobits por segundo entre dos dispositivos electrónicos que se encuentran a una distancia máxima de 20 centímetros. Es el caso de Nokia Lumia 920, Samsung Galaxy SIII, LG Nexus 4, BlackBerry Bold 9790, Motorola Droid RAZR y HTC Evo 4G, por poner sólo unos ejemplos recientes.

Pero el avance también es posible porque gigantes de la industria que valen para todo, como Google, o firmas especializadas en comercio electrónico y transacciones bancarias como eBay, Visa, MasterCard o American Express, se han lanzado al mundo de las billeteras online y los sistemas de micropago sin contacto. En este grupo también se encuentra PayPal, que esta primavera presentaba PayPal Here, una combinación de aplicación gratuita más lector de tarjetas encriptado capaz de transformar cualquier smartphone en una cartera virtual. Este widget admite la lectura de tarjetas de crédito y débito, el escaneo de cheques, la emisión de facturas y, por supuesto, el pago a través de la página de la compañía. Aunque las capacidades (y las ganas de innovación) no terminan ahí.

La visión de PayPal

“Nuestra visión y esfuerzos siempre se centran en continuar proporcionando a nuestros clientes una experiencia de pago satisfactoria y agradable, independientemente de dónde esté, ya sea en casa, en un supermercado o enfrente de un escaparate”, explica Estanis Martín de Nicolás, director general de PayPal España y Portugal, en declaraciones exclusivas a Silicon News. “Para ello, estamos trabajando con las nuevas tecnologías como NFC, códigos BiDi, pago mediante introducción de número de móvil y contraseña de PayPal, e incluso, pago entre particulares mediante voz, a través de la aplicación Sherpa. De esta forma, los compradores tienen un amplio abanico de opciones a la hora de pagar”.

La compañía de Estanis también ha emprendido una serie de programas piloto con diferentes tecnologías para comprar en establecimientos físicos, desde el denominado Fashion Window, que permite hacer compras a través del escaparate de tiendas que están cerradas en ese momento, a la adaptación de TPVs con software para acceder a una cuenta de PayPal con sólo teclear el número de teléfono y el PIN de la cuenta asociado, como ocurre en los almacenes Home Depot de Estados Unidos, pasando por aplicaciones con códigos QR o códigos de barras. “Con ello, es posible olvidarse del monedero e, incluso, del teléfono móvil”, señala el directivo.

Y es que, en opinión de PayPal, el debate no puede limitarse a la comunicación de campos cercanos. “Hacemos una gran distinción entre pagos con un teléfono móvil y pagos con cualquier dispositivo usando una cartera segura en la nube como la de PayPal”, dice su máximo responsable en la Península Ibérica. “Las ventajas de esta última frente a los pagos convencionales son numerosas. Una cartera en la nube accesible de forma sencilla y segura desde cualquier dispositivo da mucha flexibilidad al usuario a la hora de comprar, permitiéndole usar la fuente de fondos que desee en el momento en que necesita hacer un pago”. Porque los datos no quedan amarrados a un dispositivo físico con el riesgo de quedarse sin metálico, al dar acceso a una tarjeta de crédito en vez de a varias, y con uso único en un limitado número comercios que procesan pago NFC, “del que tanto se está hablando pero del que tan poco se ve”.

Estanis Martín de Nicolás, director general de PayPal España y Portugal

Y porque a nivel del “cloud computing” no afecta la falta de un estándar aceptado por todos los operadores móviles, instituciones financieras y fabricantes de dispositivos. En estos momentos un grupo de empresas de telecomunicaciones lucha en el seno de la GSMA Association por alcanzar una norma mundial que evite la fragmentación del mercado. Entre ellas se encuentran los tres grandes nombres de la telefonía en España: Movistar, Vodafone y Orange, aunque el camino es arduo y todavía no se ha dado el salto al uso generalizado por parte de los consumidores. Al menos en lo que respecta a nuestro país.

El papel del cloud computing

Lo que sí está comenzando a calar entre los usuarios es la comodidad de poder pagar en cualquier lugar y en cualquier momento a través de un teléfono inteligente o una tableta. Según un estudio de Gfk encargado por PayPal, más del 11% de la población española compra ya online a través de un dispositivo móvil. Bien sea para contratar servicios de transportes, para encargar entradas de eventos, para adquirir material de entretenimiento como libros, música y películas o para hacerse con producto físicos tipo gadgets electrónicos, ropa o juguetes.

“Igual que a día de hoy elegimos la opción de pago que más nos conviene según cada ocasión (efectivo, tarjeta de débito o de crédito, cheque, transferencia…), ¿por qué no podemos hacer lo mismo con nuestra cartera digital?”, pregunta Estanis Martín de Nicolás. “Ése es el enfoque de PayPal, seguir ofreciendo al comprador diversas opciones de pago, y por ello, nuestra propuesta en pagos móviles no se limitará a una sola tecnología” y las soluciones se conjugarán con el mismo objetivo: “hacer que comprar sea más sencillo, rápido y divertido que nunca”.

“En PayPal creemos en un concepto de cartera digital que engloba muchos medios de pago, de modo que el usuario sea quien elija en cada ocasión el que mejor le viene”, resume nuestro entrevistado. Y “creemos, en efecto, que llegará un momento en el que la comodidad que nos proporciona pagar a través del móvil hará que nos olvidemos de llevar con nosotros la cartera con tarjetas de crédito o dinero en efectivo. De hecho, muchas personas están apreciando ya esas ventajas y el comercio móvil es una realidad”, apunta, en referencia a los números de PayPal. Si en el año 2010 esta empresa procesaba 750 millones de dólares a través de pagos móviles, en 2011 gestionó 4.000 millones de dólares y este año espera subir hasta los 10.000 millones de dólares. Esto es posible porque actualmente el número  de personas que usan PayPal en sus dispositivos móviles de forma habitual supera los 23 millones, lo que representa un 22% de sus clientes totales.

En definitiva, la que es una de las compañías de e-commerce más grandes del mundo cree firmemente que la propuesta de monedero digital tiene el triunfo garantizado y, no sólo eso, considera que vivirá en la nube, a la que estarán conectados todo tipo de dispositivos con acceso a Internet. Y vosotros, ¿pensáis lo mismo?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor