Pasarela Mobile: Traje y corbata en el carnaval condal

Empresas

MWC. Los asistentes a la feria se enfrentan a un estricto dess code que uniforma todos en business.

¿Vaqueros? Se podía encontrar uno en la rueda de prensa  de Texas Instruments. Llevaba sombrero, botas altas y bandana, pero era uno de esos tipos excéntricos que siempre hay en todo sarao. Por lo demás, ni un solo individuo con unos pantalones Levi’s paseando entre ejecutivos.

El Mobile World Congress 2010 fue una vez más un auténtico desfile de trajes, corbatas y camisas ¿Complementos? Maletines, dossieres y por supuesto, móviles. Caros, conocidos y de ultimísima generación. Así lo exigía la temática de la fiesta.

La orientación profesional, el cuidadoso y elaborado proceso de acreditación para el evento y el alto precio de las entradas (hasta 3.000 euros) fueron quizá los causantes de que el atuendo general fuera más propio de una reunión de negocios que de una feria de fin de semana. Nada de familias numerosas, mochileros cazabolígrafos ni empresarios campechanos con camiseta corporativa.

En el último SIMO aún se colaron algunos, pero no en el exclusivo y angloparlante MWC. El oscuro traje de rigor sólo se vio salpicado por logos llamativos, aunque no tanto como los vestidos de ciertas azafatas, auténticas encargadas de romper la seriedad reinante con sólo una caída de ojos. Más diversión en los flyers que se repartían a la salida del congreso…

La sala de prensa era uno de los pocos remansos de informalidad dentro de la Fira. Allí, sentados algunos de los periodistas tecnológicos internacionales más importantes, pero también muchos bloggers. Horas y horas de redacción requerían formalidad pero también comodidad.

Mezcladas, zapatillas y gafas de pasta, con camisas y jerseys de oficinista. Sobre las mesas de esta pequeñas Campus Party un auténtico escaparate de decomisos: portátiles, netbooks, cámaras de vídeo, de fotos, micrófonos…
Más información en el resumen de la tercera jornada, en Twitter y en el blog especial de NetMediaEurope.Como vestían los asistentes de 2009 en la crónica de cierre de la pasada edición.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor