Y la patata se convirtió en la nueva batería del móvil

AlmacenamientoDatos y Almacenamiento

Un investigador de la Universidad Hebrea de Jerusalén descubre como convertir en una fuente solvente de energía una patata.

No se debe infravalorar el potencial de una patata. Clave en la dieta de prácticamente medio mundo, presente en los experimentos escolares de un elevado número de generaciones de colegiales… Las patatas podrían convertirse ahora en un elemento básico a la hora de generar energía en el tercer mundo y mantener en funcionamiento dispositivos, como podría ser un teléfono móvil.
Ha llegado la era de las baterías de patata. Un investigador de la Universidad Hebrea de Jerusalén ha encontrado el método para conseguir que una patata genere mucha más energía de la generada hasta ahora, superando así a los habituales experimentos energéticos con patatas realizados desde el siglo XIX, como recoge Reuters. Desde hace 100 años, se juega con patatas y electrodos para conseguir generar energía.
Para ello, únicamente hay que cocer la patata antes de conectarla. Unos simples cachelos se convierten así en el secreto para mantener activo cualquier producto electrónico.
El precio de las patatas y su abundancia, reconoce un especialista a la agencia de noticias, podría ser de gran ayuda en el tercer Mundo. Una batería de patata bien desarrollada podría ser el revulsivo que permitiría a los países en vías de desarrollo acceder de forma simple y económica a la energía. La energía de la patata sería entre 5 y 50 veces más barata que la generada ahora.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor