Pesadilla antes de Navidad (part deux)

ComponentesWorkspace

Ya he hablado de este tema antes, pero los fabricantes de productos navideños no dejan de sorprenderme con diseños cada vez más cutres y horteras, rozando claramente en la definición de crimen contra la humanidad de las Naciones Unidas. Lo que véis en la pantalla es real y sí, se conecta al puerto USB del

Ya he hablado de este tema antes, pero los fabricantes de productos navideños no dejan de sorprenderme con diseños cada vez más cutres y horteras, rozando claramente en la definición de crimen contra la humanidad de las Naciones Unidas. Lo que véis en la pantalla es real y sí, se conecta al puerto USB del ordenador. El muñeco de nieve cambia de color y el árbol de navidad toca canciones de ídem para fastidiar a todo el mundo en tu casa u oficina. Ah, pero sólo cuesta 8,50 euros y ya sabéis el lema principal de Gizmodo: “ante la duda, si brilla, tiene música, cuesta menos de 10 euros o todo lo anterior, no lo pienses más. Compradlo, ya.” Bueno, no es el lema principal, pero su lógica tiene.

Frosty the pink USB Snowman [Shiny Shiny]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor