Piden un aplazamiento para la reducción de emisión de CO2

Workspace

La Antártica cada vez absorbe menos CO2, lo que significa, como muy bien explica Al Gore, que este CO2 llega directamente al océano y lo calienta como si fuera una estufa. Aún así, la industria automovilística todavía necesita más tiempo para dejar de emitir gases contaminantes.

¿Sólo tres años? Ah, bueno. Sergio Marchione, CEO de Fiat Auto, ha pedido que la nueva normativa europea sobre emisiones contaminantes se aplace hasta 2015. El ejecutivo italiano indicó que la culpa de la contaminación no es sólo de los coches y que el impacto de la automoción en el medio ambiente debe reducirse con una combinación de la gestión del tráfico, el uso de biocombustibles, un estilo de conducción más económico, mejoras en la tecnología de los vehículos y el cambio de la fiscalidad del automóvil por un nuevo tipo de tasas relacionadas con las emisiones de CO2. Lástima que por la presión de vuestra industria sea casi imposible ir en bicicleta a trabajar.

Para él, acatar las normas ahora supone pérdidas de puestos de trabajo en la industria. ¿Es una amenaza señor Marchionne? El director de Fiat Auto solicitó ante la Unión Europea que se reconozca el trabajo realizado por la industria para disminuir las emisiones contaminantes de los coches. Entre 1995 y 2005 el sector ha reducido los gases emitidos en un 13%.

Bien, pero es que la media de emisiones de CO2 de los coches producidos en Europa estaba a finales de 2006 en 160 gramos por kilómetro. Se les pidió que en 2008, se redujese a 140 gramos y no va a hacerse.

Por si esto fuera poco, los fabricantes de la industria del automóvil no se ponen de acuerdo. Desde luego, hay mucho dinero en juego, y el cambio climático es un problema secundario que sólo afecta a un puñado de ecologistas.

Más información aquí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor