¿Podrá mantenerse Grooveshark con su actual modelo?

Cloud

El negocio de streaming musical conocido como Grooveshark atraviesa momentos complicados ya que ha vuelto a ser demandado por no pagar derechos por las canciones que ofrece en su servicio.

Si hace unos meses fueron Unviersal, Sony y Warner las que emprendieron acciones legales contra Grooveshark por ese motivo, EMI se ha sumado ahora al carro a pesar de que tiene en vigor un contrato con el servicio de streaming.

Según parece, desde EMI han decidido demandar a Groveeshark al no haber recibido cantidad alguna en concepto de royalties por las reproducciones de canciones de su cátalogo.

En total, reclaman la cantidad de 150.000 dólares a la web de streaming musical, un asunto que en Groveeshark esperan resolver en breve.

Sea como fuere, si algo salta a la vista es que el modelo de Grooveshark tiene muchas trabas legales, ya que permite que los clientes suban canciones a sus servidores sin ningún control de temas de copyright.

Además, el aspecto financiero del negocio tampoco acaba de verse claro, ya que sus únicos ingresos los recibe a través de los banners de publicidad que inserta en el reproductor de música de su servicio, y no cuenta con suscriptores como Spotify.

vINQulos

DigitalTrends

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor