¿Podrían correr la misma suerte que el CEO de HP Steve Jobs y Larry Ellison?

EmpresasGestión EmpresarialTrabajo

Los CEO de las grandes compañías deberían tomar como advertencia la destitución de Hurd y tener en cuenta que “nadie es irremplazable”, según un reconocido el analista Rob Enderle.

La carta que el CEO de Oracle, Larry Ellison envió a The New York Times en la que defendía apasionadamente a su amigo Mark Hurd podría esconder algo más que un alegato en defensa del recientemente sustituido, según las reflexiones del analista tecnológico Rob Enderle.

De hecho, según Enderle, tanto Ellison como Steve Jobs podrían estar aplicándose aquello de “cuando las barbas del vecino veas cortar pon las tuyas a remojar”, tras la repentina destitución del CEO de HP.

Y es que tal y como recuerda el propio Ellison en la misiva, el gurú de Apple ya fue apartado en una ocasión de la compañía y pudo volver a ser despedido en otra ocasión por faltas menos graves que las cometidas por Hurd.

En el caso de Ellison, Enderle asegura que el CEO de Oracle “es conocido por haber mantenido affaires con sus subordinados”.

El analista basa sus reflexiones en el poder desorbitado que tienen los CEO de las grandes compañías, “son lo más parecido a la realeza que tenemos en nuestra época”. Pero al igual que su poder no tiene precedentes, “sus tentaciones también son impredecibles”, según explica el analista en TGDaily.

Además, los tres mantienen a sus juntas directivas en posiciones subordinadas y eligen “a dedo” a gran parte de sus directivos. Esto les da aún mayor capacidad de decisión, ya que aunque cometan grandes errores saben que su junta les respalda.

Pero esto no es siempre así como ha quedado de manifiesto en el caso de Hurd, ya que según recuerda Enderle “nadie es irremplazable

Aún así, Enderle también señala una clara diferencia entre ellos, tanto Jobs como Ellison son fundadores de sus respectivas compañías, artífices de su éxito y parte inseparable de sus marcas. De manera que se hace difícil imaginar a Oracle sin Ellison o a Apple sin Jobs.

Aunque de momento parece impensable que Jobs o Ellison sean sustituidos, Rob Enderle asegura que deberían tomar el caso de Hurd como una advertencia.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor