Polímero que se autorregenera, el fin de las rayaduras nuestros gadgets

Empresas

Científicos de Materiales de la Universidad de Missisipi del Sur han creado un nuevo polímero que puede arreglar de forma autónoma su estructura bajo la luz solar. Como se puede imaginar dicha característica lleva a un sinfín de aplicaciones prácticas.

El ser humano es capaz de realizar dicha acción, el ejemplo claro es que cuando tenemos cualquier roce en la piel se puede curar de forma autónoma sin necesidad de realizar ninguna acción externa. Los objetos no animados no tienen dicha suerte y por ello cuando un teléfono móvil se araña la pantalla, el arañazo seguirá en ella eternamente a no ser que cambiemos la misma o pulamos su superficie. Pero esos días pueden acabar de aquí a unos años.

Pese a estar aún en fase de desarrollo, los primeros resultados no son más que positivos. La revista Science ha publicado el estado actual de la investigación y, en ella, Biswajit Ghosh y Marek Urban de la Universidad de Southern Mississippi presentan un nuevo diseño polimérico que puede usar los rayos ultravioletas para activar la capacidad de autorreparación. La estrategia haceuso de funciones combinadas de tres componentes químicos.

La idea básica es el uso de una capa externa de poliuretano que es un polímero elástico con una resistencia bastante, para mejorar su capacidad frente al daño mecánico, Ghosh y Urban han añadido dos componentes más, OXE y CHI. OXE tiene una estructura química inestable, y CHI que es reactivo a la luz ultravioleta.

Cuando el poliuretano se daña, la estructura inestable de OXE crea dos cadenas reactivas y posteriormente la luz ultravioleta permite que CHI forme nuevos enlaces con las cadenas formadas con lo que se repararía la rotura. En las pruebas, se dañó una pieza del material y tras exponerlo a una lámpara de 120 W de luz ultravioleta en cosa de media hora  se autorreparó, las imágenes muestran la evolución en dicha media hora:

En teoría dicha potencia ultravioleta es ligeramente superior a la que el sol emite, por lo que el tiempo de reparación en luz solar será muy similar.

vINQulos
Science vía Ars Technica

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor