Ponga un Farmville en su compañía: Los empleados serán más productivos

Empresas

A los trabajadores les entusiasman los juegos sociales: su versión corporativa puede generar grandes beneficios a las empresas que han sabido verlo.

*Más información sobre el uso de juegos como recurso de formación de los empleados, en la entrevista con Joan Ramon Mallart de IBM
El CEO que piense que sus empleados pierden el tiempo esquilando a sus ovejitas en Farmville o paseando por el Lejano Oeste en el nuevo hit de Facebook, Frontier Ville, se equivoca de medio a medio. O tiene una tupida venda en los ojos que no le deja ver el buen camino.
Y es que el consejo más eficaz para llegar a ser un buen directivo y un buen gestor de plantilla es el de saber aprovechar las buenas oportunidades que las circunstancias pone en su camino.
A los empleados les gusta, y mucho, jugar. Pues no se debe desperdiciar la oportunidad. Eso sí, hay que olvidarse de Farmville y similares y poner su propia alternativa corporativa y adaptada para encontrar el maná del cielo.
Los juegos pueden ser muy útiles, como explica en una entrevista en la revista Forbes Dave Gray, autor de la que podría ser la Biblia del consejero delegado o del director de recursos humanos que ha sabido ver en medio del bosque, Gamestorming.
Los juegos permiten poner organización en un mundo en caos y sobre todo en unas empresas en caos y en las que las jerarquías ya no son como eran.
De su entrevista en Forbes se pueden extraer varias reglas sobre lo que se debe hacer en el mundo de los juegos para empresa.
– Los juegos en la empresa sirven para establecer un mecanismo y un modo sencillo de organización en un entorno cada vez más caótico y para encauzar el trabajo creativo.
– No se puede obligar a la gente a jugar: hay que crear un juego lo suficientemente atractivo como para que los trabajadores quieran participar.
– Los juegos permiten introducir a los empleados en “terrenos desconocidos” y además repican el mundo real en un entorno en el que es posible simplificarlo todo.
Así que si quieren empleados más creativos y más productivos… sólo hay que crear la versión simple y jugable de la rutina empresarial. Los trabajadores sólo quieren ser jugones… Sólo queda saber como aprovecharse de ello.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor