“Esclavos de la sociedad informática”

Empresas

Los profesionales del sector TIC en España instan al gobierno a la regulación del sector y potenciar de este modo la “especialización” frente al “intrusismo”.

El sector informático no está de acuerdo con el trato que se les proporciona y no se callan. Quieren que sus quejas lleguen a la sociedad y al gobierno y que todos sepan cúales son sus demandas.
Hace un mes, en la feria más importante española de nuevas tecnologías, el SIMO, un numeroso grupo de ingenieros informáticos, ingenieros técnicos informáticos y estudiantes de ambas ingenierías se concentraban a las puertas del Ifema reclamando la regulación de sus derechos. Gritos como “¿Qué somos? ¡Ingenieros! ¿Qué queremos? ¡Regulación!” o “La Informática camina hacia delante, el Gobierno camina hacia atrás” pusieron de manifiesto sus demandas.
Aquilino A. Juan, hasta hace unos días presidente del Consejo de Colegios de Ingenieros de Informática, lo expone así: “Entendemos que la Ingeniería Informática tiene un problema social y que la sociedad está desprotegida frente a la informática”, y es que afirma que se permite mucho “intrusismo” en la profesión, lo que ocasiona problemas informáticos de los que nadie se hace responsable.
Creen que la informática acaba en manos de cualquiera y luego son ellos quienes tienen que “solucionar los problemas de quienes se meten y estropean”, y eso les acaba convirtiendo en “esclavos de la sociedad informática”. “Se habla de sociedad de la información, pero de fallos informáticos”, añade Aquilino, y reivindica una normativa que evite “el uso de la tecnología con malos fines”.
Se han realizado regulaciones desde el gobierno para normalizar la profesión (Ingenierías técnicas y superiores y estudiantes de formación profesional), como la OPD o la LISI, pero no se les ha tenido en cuenta. “Toda la regulación la hacen de espaldas”, afirma Aquilino.
La versión de la patronal
Por su parte, Martín Pérez, presidente de Asimelec, patronal del sector con 2.000 empresas asociadas, señala al respecto que las protestas de los trabajadores del sector no van dirigidas hacia las empresas, sino contra las regulaciones gobernamentales.
Para poner fin a muchos de sus problemas, Asimelec ha llevado una propuesta a los grupos parlamentarios que se presentarán el próximo mes de marzo en las Elecciones Generales. Y destacan su deseo de que el Estado y, en muchos casos, los gobiernos autonómicos, lleven a cabo campañas que permitan desarrollar la llamada “sociedad de la información”.


Destaca en la propuesta de Asimelec la demanda de un cambio en la educación que permita a las universidades preparar mejor a los futuros profesionales y para ello solicitan que se reasignen recursos públicos hacia las universidades mejor evaluadas para que se “prime la especialización y la excelencia internacional”.
En la actualidad hay facultades básicamente en todas las provincias, muchas de ellas con escasos alumnos. La patronal prefiere menos universidades, pero más especializadas, y es que el 90 por ciento de los estudiantes necesitan varios meses de preparación por parte de las empresas cuando ingresan en el mercado laboral.
Pérez también afirma que “hace falta mano de obra especializada” y que “no hay ingenieros suficientes que cubran la demanda de empresas TIC en España”. Añade que en los próximos dos años harán falta “casi diez mil ingenieros” y para ello, necesitan a gente que sepa sobre la profesión o recurrir a traer “profesionales extranjeros”. Los informáticos reivindican que hay intrusismo, pero en las empresas se necesitan profesionales que puedan dedicarse a la informáticas y las telecomunicaciones.
Esta exigencia la han reproducido en sus propuestas a los políticos y piden que las empresas españolas, al igual que en otros países vecinos, tengan carta verde que les de libertad para contratar a trabajadores cualificados extranjeros que ocupen estos puestos que se necesitan cubrir para seguir con el desarrollo del sector.
De todos modos, desde la patronal no se muestran tan pesimistas como Aquilino Juan y, a pesar de que demandan a los políticos campañas que potencien la seguridad y la confianza en las tecnologías entre los ciudadanos y que muestren las buenas prácticas que hay que llevar a cabo para mitigar los problemas derivados de la informática y de la tecnología en general, creen que España ha avanzado mucho en los últimos años y una de las causas es “el salto de conciencia general que se ha producido tanto de los políticos, como de los empresarios y de los ciudadanos, y esto propicia el desarrollo de la sociedad de la información y que las soluciones surjan con más facilidad”.
España es, según Asimelec, “la octava economía mundial en materia de tecnología y de la nueva economía del conocimiento”, pero también afirman que aún queda mucho por hacer para poder alcanzar a otros países europeos. Y, para ello, entre otras cosas, es importante solucionar estos problemas por los que los ingenerios protestan.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor