“Es pronto para pensar dónde estaremos a medio o largo plazo, lo que está claro es que hay muchas posibilidades de crecimiento”

OperadoresRedes

Arturo Dopico, consejero delegado de R, analiza hacia donde irá la cablera tras la entrada de CVC Capital Partners en su capital y como afecta a la disposición del mercado del cable en España.

R es una letra que en Galicia se asocia directamente al mundo empresarial. La compañía es “el único operador que está construyendo una red nueva de fibra óptica” en la comunidad y se ha convertido ya en la opción preferida para 255.689 clientes, en una CCAA con 2.738.591 habitantes (datos del INE a enero de 2010).

La cablera llega a los 22 principales polígonos empresariales e industriales de la comunidad, a las zonas más pobladas y a algunos de los municipios con más difícil comunicación, como A Rúa.
Sus beneficios en 2009 alcanzaron los 22,88 millones de euros (un 57% que en el  año precedente) y los ingresos superaron los 209 millones. La firma es una de las empresas favoritas de los gallegos, ahora también del capital riesgo británico. Arturo Dopico, el consejero delegado de la compañía, hace un hueco en su apretada agenda tras en anuncio de la entrada de CVC Capital Partners en el capital de R.

La entrada de CVC Capital Partners en R será uno de los trampolines para el salto de la compañía fuera de Galicia (ése es uno de los objetivos reseñados por la adquiriente). ¿Cuáles son los inmediatos objetivos? ¿Las comunidades limítrofes o será algo a más escala?

Es pronto para pensar dónde estaremos a medio o largo plazo, pero lo que está claro es que hay muchas posibilidades de crecimiento orgánico, en zonas donde todavía no se han desarrollado redes como la nuestra, o mediante el desarrollo de redes móviles si disponemos de frecuencias. O también inorgánico, mediante la adquisición de otras compañías. El objetivo es crecer en otras áreas geográficas de  España o de fuera de España. Habrá que estudiarlo todo con detenimiento, con rigor y por supuesto con un enfoque de rentabilidad.

Una de las claves del éxito de R en Galicia es su unión con la comunidad autónoma, su identificación. ¿Cómo se repicará el éxito de la firma al resto de España sin este punto de apoyo?

Igualmente habrá que analizar con detalle caso por caso, claro. Pero lo que sí sabemos es que vamos a “exportar” nuestra manera de hacer las cosas, apostando como hasta el momento por la profesionalidad y con el aval de la tecnología más avanzada que existe: la fibra óptica. Importan la rentabilidad, el talento, los valores y una cultura de empresa consolidada. Tenemos que hacerlo mejor que nuestros competidores para seguir mejorando en Galicia, como empresa gallega, y fuera de la comunidad, aplicando y adaptando  todos nuestros valores a mercados diferentes.

R es de hecho muy conocida en Galicia pero fuera de ella poco. A la hora de abordar estos nuevos objetivos, ¿cuáles serán las líneas que se apoyarán para dar mayor dinamismo a la marca, más imagen fuera de Galicia?

En realidad, como comentaba, se trata de cuestiones que es muy difícil avanzar en este momento porque dependen de muchos parámetros que todavía no tenemos. Estamos, aún,  en una fase previa, analizando todas las nuevas e importantes posibilidades y los retos ilusionantes y emocionantes que se le plantean a R de ahora en adelante. Así que poco a poco iremos viendo cuál es la mejor manera de “aterrizar” en cada zona.


La entrada de CVC Capital Partners en el capital de R rompe con el 100% gallega que era uno de los reclamos de la compañía. ¿Entrarán más socios de fuera en el capital de la firma?

Nuestro reclamo no ha sido nunca el 100% gallega, entre otras razones porque el capital nunca ha sido 100% gallego, e incluso cuando empezamos a operar no era mayoría en la compañía. Nuestro único reclamo ha sido siempre: servicios de mejor calidad, mejores precios y mejor atención y consideración al cliente y creo que eso es lo que han entendido nuestros más de 250.000 clientes. En estos momentos Caixanova,  que ha estado con nosotros desde el principio, es nuestro accionista mayoritario, con un 65% de las acciones de R.

CVC Capital Partners tiene ahora el 35% restante; pero eso nada tiene que ver con la galleguidad de la empresa. Como decía antes, lo único que garantiza a futuro que nuestra firma siga siendo gallega es hacerlo mejor que los demás. Cada uno vive la galleguidad a su manera y, sin duda, que el capital que nos respalda invierta en Galicia, y decida mantener la sede y la capacidad de decisión de la compañía en Galicia es evidentemente una magnífica apuesta por Galicia: lo que refrenda, de hecho, es el reconocimiento del trabajo bien hecho aquí y el deseo de poder expandirlo a otros lugares para, lógicamente, conseguir que sea exitoso. R seguirá siendo tan gallega como antes y no renunciará a su valor diferencial, por supuesto. Es nuestra forma de ser desde el principio.

Y, ¿se seguirá manteniendo el alto compromiso de la firma con la comunidad? Es decir, ¿se puede liderar un plan más global desde A Coruña?

Ése es nuestro objetivo. Y se puede hacer siempre que mantengamos vivos la ilusión, el esfuerzo diario, el espíritu emprendedor y la profesionalidad, entre otras muchas cosas importantes. Todo lo que ha sucedido, de hecho, pone de manifiesto que no sólo podemos hacer bien nuestro trabajo aquí, sino que han confiado en nosotros para seguir haciéndolo igual de bien DESDE aquí (las mayúsculas son del propio Dopico). Y eso debería ser un orgullo para todos los gallegos. Hoy en día creo que no importan el tamaño o la ubicación sino fundamentalmente el talento.

El mercado del cable en España está bastante repartido geográficamente. ¿No rompe la voluntad de salir de Galicia de R con este status quo?

Veremos cómo evoluciona el mercado de las telecomunicaciones en España y en Europa, porque se trata de un sector en constante cambio y sujeto, como otros muchos, a variables de lo más diverso. R siempre ha intentado ir un paso más allá, así que tampoco debería sorprender demasiado esta apuesta por nuevos horizontes. Continuamos intentando hacer las cosas de una manera un poco diferente pero “con sentidiño”, como siempre.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor