¿Cómo protegerse de los juguetes con conexión a Internet?

Seguridad

Si los Reyes Magos han dejado en casa algún juguete conectado, los expertos en seguridad aconsejan ser cautos con su uso.

Melchor, Gaspar y Baltasar ya han hecho su magia. Se han pasado la pasada noche entregando regalos entre los que, seguramente, haya algún que otro juguete electrónico que permite conectarse a Internet.

La popularidad de este tipo de dispositivos ha ido creciendo en fechas recientes y, según los expertos de Kaspersky Lab, plantean una situación de peligro.

Los ciberdelincuentes se encuentran siempre al acecho, incluso en lo que a juguetes conectados se refiere. Kaspersky Lab recuerda que el año pasado la marca VTech sufrió un hackeo que se saldó con la vulneración de la información de unos 5 millones de usuarios. Esto implicaba nombres e imágenes de menores y otros datos privados como su fecha de cumpleaños.

“Vivimos en un mundo conectado, en el que los juguetes de nuestros hijos se convierten en la forma en la que los criminales acceden a nuestros datos personales”, advierte Alfonso Ramírez, director general de Kaspersky Lab Iberia.

Por eso, tal y como continúa Ramírez, “es de suma importancia que los padres tengan en cuenta aspectos que van más allá de la diversión de sus hijos al elegir un juguete y que consideren el impacto que estos pueden tener en sus hijos y sus familiares”.

Lo que habría que usar en el momento del uso es el sentido común, limitando la cantidad de datos que se publican en la Red.

Entre las recomendaciones que se hacen para evitar problemas como los derivados en 2015 del ataque a VTech están: extremar las precauciones con las fotografías, no utilizar datos reales en los registros y recurrir a software de protección.

Otros consejos serían investigar sobre el funcionamiento de los dispositivos conectados y vigilar el uso que los pequeños hacen de Internet.

A todo esto Kaspersky Lab añade que el Internet de las Cosas se encuentra conformado por una red de dispositivos que han sido catalogados como inteligentes, pero que no han demostrado ser seguros todavía. Y eso hay que tenerlo presente en todo momento.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor