Protestas en Hungría por un impuesto para el uso de Internet

Empresas

Los ciudadanos denuncian que éste es un intento más del gobierno por limitar el derecho a la información y una política económica equivocada que distancia a Hungría del resto de Europa.

Más de 10.000 ciudadanos en Hungría salieron ayer a las calles de la capital, Budapest, para protestar contra un nuevo impuesto anunciado por el gobierno para el uso de Internet.

La propuesta es parte de un paquete de medidas de impuestos para 2015 elaborado por el Ejecutivo del primer ministro Viktor Orban y presentado al Parlamento la semana pasada con el objetivo de reducir la deuda del país.

Orban, que está en su segundo mandato, ha sido acusado de implantar medidas antidemocráticas para silenciar las voces en contra de su gobierno.

Los organizadores de la protesta, respaldados por un grupo de Facebook con más de 210.000 seguidores, han dado un ultimátum para retirar el impuesto y volverán a salir a la calle mañana.

Los ciudadanos denuncian que el impuesto supondría aumentar su carga fiscal, limitar su libertad de expresión y el acceso a la información, de acuerdo con The Wall Street Journal.

La propuesta pasaba por un gravamen de 150 florines (0,61 dólares) por cada GB de datos transferidos. Después se ha revisado y se ha fijado un tope de pago mensual de 700 florines (2,87 dólares) para los consumidores y 5.000 florines (20,5 dólares) para las empresas, pero el cambio no ha convencido.

Los ciudadanos creen que este es un intento más del gobierno de limitar el derecho a la información y una política económica equivocada que sólo sirve para distanciar más a Hungría del resto de Europa.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor