¿Puedo evitar la pérdida de datos en una máquina virtualizada?

CloudVirtualización

Nicholas Green, director general de Kroll Ontrack Iberia, ofrece a los lectores de Silicon Week las claves para asegurar la integridad de los datos en entornos virtualizados.

La virtualización es el motor de la tecnología en la nube. Precisamente, hace unos meses se celebraba en Barcelona el evento mundial VMworld 2012, que congregaba a todo tipo de profesionales expertos que aprovechan las funcionalidades de la plataforma cloud. Las organizaciones buscan racionalizar sus infraestructuras tecnológicas y reducir costes en tecnologías de la información, y por eso la virtualización es una de las opciones más comunes en la optimización de recursos actualmente.

Pero la virtualización puede fallar, y con ella, también la nube. La tecnología nos demuestra cada día que la pérdida de datos puede ocurrir en cualquier entorno, sin importar la que se utilice. Según un estudio de Kroll Ontrack, un 26% de las empresas perdió datos en un entorno virtual el año pasado, un 3% en la nube y un 16% perdió información en ambos formatos, virtual y en la nube. El mismo estudio revela otro dato sorprendente: dos tercios de las organizaciones utilizan la nube y la virtualización, pero sólo un tercio  reconoce que comprueba de forma regular sus planes de recuperación de datos para asegurarse de que cuentan con los protocolos correctos para proteger sus datos.

Determinadas pautas ayudan a proteger la información en entornos virtuales y minimizan una posible pérdida de datos. En primer lugar, es recomendable que las copias de seguridad se encuentren en otras máquinas diferentes. De esta forma, nos aseguramos de que todos los archivos importantes están en buen estado, sin que exista la posibilidad de sobrescribirlos en el volumen que se está utilizando en ese momento. En segundo lugar, si se produjera un problema con el RAID, es necesario extremar la precaución para evitar la situación empeore y se produzca un fallo en el resto de discos.

Nicholas Green - Kroll On Track
Nicholas Green es director general de Kroll Ontrack Iberia

Otro consejo es que no se creen nuevos archivos en el disco mientras se realiza una restauración de ciertos datos, ni desarrollar nuevas máquinas virtuales hasta que los datos importantes se hayan recuperado. Los nuevos archivos y las máquinas que están en uso después de la pérdida de datos pueden sobrescribir los archivos que necesitan ser recuperados.

Por último, no deben utilizarse herramientas de reparación de un disco virtual a menos que tengamos una buena copia de seguridad en un volumen diferente. Estas herramientas de reparación suelen asumir que existe una buena copia de seguridad de los datos y pueden sobrescribir para crear un sistema de archivos consistente. Si se desea, pueden ejecutarse en formato de lectura para localizar una corrupción importante antes de realizar las reparaciones.

¿Cómo conseguir una recuperación exitosa?

Mi recomendación es que no se eliminen archivos adicionales tras sufrir una pérdida de datos por eliminación involuntaria y cuando se ha decidido encargar la recuperación de datos a un especialista externo.  Tampoco debe utilizarse el software de recuperación del fabricante a menos que no se vaya a escribir nada en el disco de origen del que se necesita recuperar la información perdida o inaccesible. Por otro lado, si un disco virtual necesita ser recuperado, pero los otros contenidos en el mismo volumen todavía están funcionando y no pueden ser apagados, lo ideal es clonar o migrar a otro volumen anterior a la recuperación del disco perdido. En cualquier caso, la mejor opción es copiar o clonar las máquinas virtuales en lugar de migrarlas, para que sus estructuras no interfieran con el proceso de recuperación.

Y por último, involucra en tu plan de contingencia desde el primer momento a una empresa profesional y especializada en recuperación de datos. La primera oportunidad de recuperación siempre es única, así que es imprescindible tener un proveedor de datos con experiencia en plataformas complejas de almacenamiento como son los entornos virtuales. Sólo un 14% de las organizaciones recurren desde el comienzo a un proveedor de recuperación de datos. La clave para reducir el riesgo de la pérdida de datos y recuperarlos con éxito en caso de necesidad está en hacerse las preguntas adecuadas antes de adoptar un nuevo método de almacenamiento, y adaptar de manera acorde las políticas de seguridad de datos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor