Las puertas también se pasan al high tech

Empresas

El proyecto Xylonous quiere reconvertir cómo se escogen las chapas de madera que componen una puerta: lo que hasta ahora estaba en manos de los falibles ojos del hombre podría transferirse a las nuevas tecnologías.

Puede que nada parezca más clásico y tradicional que una puerta de madera, uno de los elementos clásicos de cualquier casa. Extraer el material, realizar la puerta y colocarla en su lugar: ¿cómo pueden tener las nuevas tecnologías un hueco en este mercado?

Lo tienen. La muestra está en Toledo. En las fábricas en Ocaña de Uniarte, empresa especializada en la realización de puertas, se está poniendo en práctica el llamado proyecto Xylonous, asociado al programa de I+D+i del ministerio de Industria y financiado con los fondos de cohesión europeos FEDER, y cuyos resultados podrían revolucionar este segmento del mercado maderero.

El proyecto Xylonous pretende reconvertir el momento en el que se eligen las maderas que formarán la puerta. Hasta el momento, esta decisión recaía en el hombre, que basaba en sus conocimientos y en su experiencia la elección de la madera. Evidentemente, el hombre no es imbatible, por lo que el sector podría ganar mucho en calidad gracias a las implementaciones de Xylonous.  La inteligencia artifical se convertiría en la clave para la elección de las maderas.

Uniarte es una de las empresas que participan en la segunda fase del proyecto, la que pretende encontrar algoritmos que ayuden en la clasificación de las chapas según criterios estéticos. De este modo, la clasificación de las chapas que componen una puerta no quedaría a decisión de los operarios (falibles) si no en manos de las últimas tecnologías.

De forma completamente automática, se podrían clasificar los componentes ya no sólo por su color, sino también por sus posibles fallos, su calidad o su textura, permitiendo un mayor conocimiento de la madera.


Además de Uniarte, otras empresas del sector están participando en este ensayo que podría cambiar radicalmente un mercado hasta ahora tan artesanal como el de la fabricación de puertas. Pero, ¿cuáles son las retribuciones que pueden sacar estas compañías de las conclusiones de Xylonous?

Beneficios compañías

Las nuevas tecnologías pueden convertir a las empresas del sector de las puertas en compañías mucho más productivas. Tras Xylonous, el proceso de producción de cada puerta podría reducirse a la mitad, gracias a la incorporación de las TI.

Pero no sólo serán más eficaces: las empresas podrían implementar de forma altamente llamativa los usos del espacio. En la actualidad, y con el sistema tradicional de fabricación de puertas, los empresarios del sector deben contar con un espacio muy amplio para poder disponer de forma altamente visual las chapas de madera y posibilitar su clasificación.

El operario debe ver lo que tiene que clasificar. El sistema informático no. El espacio necesario para la fabricación se reducirá a la mitad, al eliminar la parte humana de este momento de la producción.

Estos serían los beneficios más claros, aunque la incorporación de las TI a la fabricación de puertas también tendrá otras ventajas indirectas. Al clasificar las chapas de forma automática, será mucho  más eficaz la clasificación en calidad. De este modo, se reducirán las reclamaciones y mejorará la imagen del fabricante.

Uniarte, en Castilla La Mancha, ya lo está testando.  Las puertas del futuro podrían tener garantía en alta tecnología.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor