¿Qué se está moviendo en la cúpula de Twitter?

Empresas

La lucha de poder entre Dick Costolo, CEO de Twitter, y Ali Rowghani, COO de la compañía, ha acabado con la renuncia de éste último. Los directivos mantenían una disparidad de criterios acerca de sus competencias.

“Adiós, Twitter. Ha sido un viaje increíble y apreciaré los recuerdos”. Este fue el tweet con el que Ali Rowghani se despidió y anunció su dimisión de la red de microblogging. Y al día siguiente renunció Chloe Sladden, responsable del equipo de medios de Twitter que trabaja con las compañías de televisión y eventos en vivo .

Además, este año se han producido otras salidas. El jefe producto, Michael Sippey, se marchó en enero. Y Christopher Fry, vicepresidente senior de ingeniería, hizo lo propio en mayo. Sin embargo, la renuncia de Rowghani es especial, puesto que es la primera salida de un alto directivo desde que la empresa comenzara a cotizar.

El ya ex-COO de  Twiter llegó en 2010, dejando su puesto como director financiero (CFO) en Pixar para ocupar el mismo cargo en la compañía de microblogging. Dos años después, pasaría a ser director de operaciones (COO).

Sus ideas acerca de las atribuciones de ese puesto no coincidían con las de Dick Costolo, CEO de la empresa. Según las fuentes consultadas por Bloomberg, Rowghani quería mantener el control sobre la visión de producto de Twitter, las operaciones y el desarrollo empresarial. Sin embargo, el CEO decidió aumentar su control sobre esas funciones.

Cabe recordar que los responsables de producto de consumo y de ingeniería, Daniel Graf y Alexander  Roetter, ya reportan directamente al CEO, por lo que se podría entender que ya no existe la necesidad de tener un COO.

Entre las posibles causas de su salida subyacen dos probables motivos. Por un lado, en la empresa hay cierto descontento con los resultados de Rowghani en su objetivo de  aumentar el número de usuarios de Twitter, ya que la red parece haber experimentado una desaceleración en su crecimiento en los últimos meses.

Por otra parte, Rowghani vendió 300.000 acciones de la empresa el pasado mes de mayo, embolsándose 9,9 millones de euros. Este movimiento  pudo haber generando tensiones en el equipo de Twitter.

En cualquier caso, Twitter ha informado a la SEC estadounidense de que Rowghani seguirá en la plantilla de la compañía, actuando como asesor estratégico de Costolo. La empresa también anuncia en dicho documento que no tiene previsto contratar a un nuevo COO que lo sustituya, repartiendo las funciones de Rowghani entre los demás miembros del equipo directivo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor