Quest se especializa en los escritorios virtuales sobre plataformas heterogéneas

CloudDatacenterEmpresasProyectosRedesServidores
0 0 No hay comentarios

vWorkspace es capaz de trabajar con los distintos motores de virtualización a nivel de servidor para proporcionar los recursos necesarios a los equipos de escritorio.

Quest Software acaba de anunciar la disponibilidad de su solución VDI (Virtual Desktop Infraestructure) a la que ha denominado vWorkspace. Se trata de una renovación de lo que ya proporcionaba una vez adquirida la compañía Provision Networks en 2007.

questlogo.jpg

vWorkspace es realmente un software que realiza las tareas de intermediación en las sesiones entre los servidores (virtualizados o no) y los terminales, ya sean equipos de sobremesa tradicionales, portátiles o Thin Client.

Una de las características fundamentales de esta solución es su heterogeneidad, ya que es capaz de comunicarse con una amplia variedad de hypervisores, como es el caso de WMware ESX, Microsoft Hyper-V o Parallels Virtuozzo, entre otros. En este sentido, también permite realizar conexiones a escritorios virtuales que se encuentran en máquinas físicas de tipo Blade, por lo que se podrá aprovechar la infraestructura existente en la empresa mientras que se añaden otros métodos virtualizados a medida que el cliente los vaya necesitando.

Además, las comunicaciones se establecen a través de un protocolo propio denominado EOP (Experience Optimized Protocol) que aumenta de forma considerable el rendimiento y la velocidad de interconexión entre las máquinas. Gracias a este protocolo se consigue una mayor aceleración gráfica, redirección multimedia o incluso audio bidireccional, ideal para aquellos negocios relacionados con los Contact Center, por ejemplo.

Tal y como ha afirmado Juan Miguel Haddad, director de la división de Escritorio Virtual para el sur de Europa de Quest Software, “la implantación de vWorkspace ofrece una reducción de costes tanto a nivel operativo como energético. Además, esta solución supone un porcentaje reducido con respecto al coste total de la implantación VDI, entre el 8 y el 10%”.

El modelo de negocio es indirecto, de tal forma que Quest ha puesto bastante énfasis en la colaboración con sus Partners para que éstos puedan ofrecer soluciones completamente integradas y probadas para ponerse en marcha en el menor tiempo posible.

En cuanto al sistema de licencias, se adquieren por empleado concurrente y la solución está enfocada particularmente a grandes empresas donde se requieren grandes prestaciones y escalabilidad en estos entornos virtualizados heterogéneos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor