¿Quién necesita a los hackers?

Seguridad

Un artículo editorial de The New York Times demuestra que por mucho que se hable de ellos, los hackers – o más bien, los crackers – no siempre tienen la culpa de todas las catástrofes informáticas. De hecho, muchas de ellas son culpa de los programadores originales o de componentes hardware defectuosos.

En el NYT comienzan hablando de un reciente suceso en el aeropuerto Internacional de Los Angeles que tuvo a 17.000 pasajeros esperando encerrados en los aviones porque los ordenadores del departamento de aduanas se habían colgado de forma masiva.

El error provenía de una tarjeta de red defectuosa, pero seguramente muchos pensaron que se trataba de algún cracker con ganas de fiesta.

Los medios a menudo utilizamos de forma incorrecta la palabra hacker, que en realidad es alguien que movido por la curiosidad descubre cómo funcionan todo tipo de sistemas y tecnologías, sin que sus estudios tengan porqué tener un efecto negativo en la sociedad. Son los crackers los que provocan desastres y buscan algún tipo de beneficio personal al aprovecharse de fallos y vulnerabilidades en los sistemas informáticos.

Sin embargo, ya se les llame hackers o crackers, estos expertos en tecnología y seguridad informática no siempre son los causantes de las catástrofes que asolan miles de sistemas a diario. Lo mismo sucedió recientemente con la caída masiva del servicio de SKype, que no se debió tampoco a la intervención de hackers o crackers. Todo se debió a una actualización de seguridad del sistema operativo Windows que causó un desastre en cadena.

Y es que tal y como afirma M. Bellovin, profesor de informática en la Columbia University: “la mayoría de los problemas que tenemos hoy en día no tienen que ver con comportamientos maliciosos. Las cosas se estropean. Los sistemas complejos se estropean de formas complejas”.

¿Qué se puede hacer para evitar estos problemas? Tenerlos en cuenta desde la fase de diseño de los sistemas hardware y software. Según el Dr. Neumann del SRI, “si diseñas correctamente todo desde un primer momento, haces que sea fiable y seguro, además de tolerante a fallos y también inmune a errores humanos”. Y añadió “tenemos la tecnología necesaria para hacer esto del modo adecuado, si es que realmente quisiéramos hacer ese esfuerzo”.

vINQulos
The New York Times

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor