“Quiero ser como Facebook”

Empresas

Las redes sociales que dejarán a Mark Zuckerberg sin amigos: gigantes de Internet y pequeñas start-ups intentan dar con el Facebook-killer definitivo.

Que Facebook es el rey de las redes sociales es algo que ya nadie duda a estas alturas, y sus 500 millones de usuarios son el aval perfecto. Lo critican, se quejan de sus problemas de privacidad, y amenazan con marcharse, pero lo cierto es que la red social de Mark Zuckerberg continúa creciendo imparable.

Ante este panorama podría parecer que intentar plantarle cara a Facebook con una red social nueva no tiene sentido, pero no parece ser así: desde Google hasta la start-up más novel, todos sueñan con arrebatarle el reino a Zuckerberg, y las redes sociales nuevas (y los rumores sobre ellas) no dejan de aparecer como setas en el ciberespacio. Diaspora, Google Me, Ping, Hibe… Las propuestas se multiplican, pero ¿logrará alguna el tan ansiado trono?

Diaspora, de la euforia al escepticismo mediático

La idea de fondo era tan utópica que, cuando el pasado mes de mayo unos universitarios neoyorquinos dieron a conocer el proyecto (una red social que respeta la privacidad y deja que el usuario tome el control al ser directa y descentralizada), los medios de comunicación no dudaron en asegurar que Diaspora sería el Facebook-killer definitivo.

La realidad, no obstante, parece ser otra. A pocas semanas de su lanzamiento oficial (será en octubre, aunque se acaba de poner a disposición de los desarrolladores el código), las dudas se ciernen sobre el proyecto y tras la euforia mediática inicial triunfa el escepticismo. Se dice que como idea es muy bonita, pero que llega tarde a un escenario en el que los usuarios no pueden abandonar Facebook sin perder el contacto con sus amigos. Además, se duda de la capacidad de la nueva red social y de cómo puede funcionar el modelo peer to peer.

Los escépticos (cada vez más) apuntan también con cierta malicia al hecho de que el mismo Mark Zuckerberg haya invertido en Diaspora. ¿Es una forma de burlarse y expresar el poco miedo que le provoca la nueva red social o está en realidad cubriéndose las espaldas para llevarse un pedacito de la tarta en caso de éxito inesperado? Lo único que está claro es que, por lo menos, han logrado llamar la atención del CEO de Facebook. Falta por ver si al final le provocan risa o sudores fríos.

Google Me, el secreto más público

Si hay una compañía que lo ha intentado todo por convertirse en ese lugar en el que los usuarios se encuentran e interactúan con sus amigos, esa es Google. ¿Qué tal le ha ido? Salvo un par de casos de éxito como Gmail (aunque no se puede comparar con una red social) y Orkut en Brasil e India, el resto han sido palos de ciego. Y ni siquiera Orkut parece que esté a salvo, ya que tan solo queda Brasil como gran bastión después de que Facebook superase a la red de Google en India este verano.

Los intentos sociales de Google (Buzz, Wave, Friend Connect…) se podría decir que siguen un ciclo en el que se empieza con grandes expectativas mediáticas y de usuarios, se continúa con un anuncio a lo grande explicando cómo va a cambiar la vida del usuario el nuevo invento, y se acaba con la decepción (cuando no furia) generalizada, acompañada de unas cuantas demandas y de investigaciones estatales.


Ahora se está viviendo el comienzo de un nuevo ciclo protagonizado por Google Me, una red social que hasta ahora no era más que un rumor muy extendido, a falta del anuncio oficial.Fuentes de Digg y Facebook, así como algunas filtraciones, daban solvencia al rumor, confirmado en cierto grado ayer por Eric Schmidt, el CEO de Google. Me es real y social, aunque podría ser una capa en lugar de una red como tal.
Hasta ahora se hablaba de que se trataría de una red social que emulase de forma más fidedigna las relaciones sociales que los usuarios tienen en su vida real, evitando los “problemas” que crean las relaciones en redes como Facebook.

Hibe y las personalidades múltiples

Quizá uno de los proyectos más interesantes en cuanto a su concepción sea el de Hibe, una red social todavía en fase cerrada (versión 0.4) que se basa en la idea de que nadie tiene una sola forma de ser. Dependiendo del grupo de amigos con el que se encuentre, uno actúa de una u otra forma y comparte determinados intereses, y Hibe intenta facilitar esta tarea de segmentación de los amigos de forma algo más sencilla que las listas de Facebook.

Además, Hibe funciona por conversaciones que giran en torno a temas, por lo que el usuario puede decidir qué conversaciones o temas seguir y cuáles no le interesan, aunque sus amigos formen parte de ellas. ¿Le pondrá las cosas más difíciles a Facebook? Habrá que esperar a su lanzamiento para ver qué penetración tiene entre los usuarios.

La lista, por supuesto, no acaba aquí. Está el intento musical de Apple, Ping, que con tan solo dos semanas de vida ya ha logrado llenarse de spam y ser ignorado por sus usuarios tras registrarse y no poder localizar a sus amigos; y está el rumor de que Amazon podría intentar algo social también, disparado por el reciente logro de la patente para un “Sistema de red social”; además de todos los agregadores sociales que optan por quedarse con el tráfico generado por las redes.

Lo único que está claro de momento es que, aunque sí que hay muchos candidatos, ninguno destaca de forma especial ni se posiciona como amenaza real contra Facebook. Quizá tan solo sea necesario que pase el tiempo y que los usuarios se cansen de la red social mayoritaria. Lo cierto es que, de momento, Mark Zuckerberg puede respirar tranquilo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor