Rapidshare no escapa de las garras de las discográficas, sus usuarios, tampoco

Cloud

El popular servicio de alojamiento de archivos ha entregado información de las IPs usadas para subir material supuestamente infractor de copyright. La información está siendo utilizada para la interposición de demandas legales contra usuarios concretos del servicio.

Algún internauta incluso ha sido objeto de redadas, según revela TorrentFreak, acusado de poner en la red, el último trabajo de Metallica, “Death Magnetic”, un día antes de su lanzamiento comercial.

Distintos medios alemanes han indicado que las organizaciones de derechos de autor están haciendo uso de un artículo de la Ley alemana sobre el particular, para solicitar permisos judiciales que obliguen a sitios P2P o servicios de descarga directa como Rapidshare, a entregar datos personales (IPs) de los usuarios que suben a sus servidores contenido protegido. Esta información sirve para interponer demandas civiles contra usuarios concretos.

La GEMA (SGAE alemana) ya demandó a Rapidshare.de acusándolo de almacenar ficheros de música protegidos por los derechos de autor, y el juez estimó sus argumentos, aunque dejó en suspenso su cierre, obligando al servicio de descarga directa a eliminar cualquier contenido musical susceptible de ser ilegal, algo que la compañía definió como tarea imposible.

Como vemos, la presión de la industria discográfica está resultando efectiva y ya no se ciñe a los portales y redes de intercambio de archivos P2P. Efectiva para llevar a los tribunales a los usuarios, no para aumentar las ventas de discos ni para aprovechar la potencia de Internet para implantar nuevas formas de negocio.

vINQulos
TorrentFreak, vía Menéame

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor