Red October, la campaña de ciberespionaje que lleva un lustro robando secretos científicos y gubernamentales

SeguridadVirus
malware

Los expertos de Kaspersky Labs calculan que durante los últimos cinco años se podrían haber transferido “cientos de terabytes” de datos sensibles desde equipos informáticos de todo el mundo al mercado negro.

Kaspersky Labs ha informado de la existencia de una campaña de espionaje cibernética bautizada como “Rocra” (abreviatura de Red October o Octubre Rojo en su traducción al español), que lleva cinco años robando información clasificada de sistemas diplomáticos, gubernamentales y científicos en todo el mundo.

Entre las zonas más afectadas se señala a los países de Europa del Este, los antiguos miembros de la URSS y ciertos lugares de Asia Central, aunque también se ha seguido su rastro por Europa Occidental (incluida España) y el resto de continentes.

Dicha red de ciberespionaje todavía está en activo y ya se han localizado unos 60 servidores de comando y control, registrados en su mayor parte en Rusia y Alemania. Esto ha permitido a los cibercriminales establecer conexiones fraudulentas con cerca de 55.000 ordenadores distribuidos en 39 países con 250 direcciones IP diferentes.

Para llevar a cabo su cometido, Red October utiliza ataques de malware a través de documentos de Microsoft Word y Excel, o técnicas de ingeniería social, que le permiten obtener acceso a los equipos de los usuarios.

Una vez que éstos caen en la trampa y abren los archivos infectados, los responsables de la campaña pueden recolectar todo tipo de datos, como las propias credenciales de inicio de sesión.

Además, tras la infección inicial, la principal pieza de malware es capaz de descargar módulos adicionales para apropiarse de datos contenidos en terminales móviles conectados localmente y dispositivos USB, capturar tanto archivos visibles como eliminados, descargar el contenido de los e-mails desde el Outlook local o POP3/IMAP remoto, registrar las pulsaciones de teclado y tomar capturas de pantalla.

Como resultado, los expertos de Kaspersky consideran que esta red a conseguido canalizar “cientos de terabytes” de datos sensibles, que podrían haber sido vendidos en el mercado negro o utilizados directamente por los atacantes.

La investigación todavía está en curso, por lo que habrá que esperar unos días para conocer más detalles de esta gran campaña.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor