Redes para los edificios más altos y contratos jurando no morir para frenar los suicidios en Foxconn

Empresas

La subcontrata de Apple o Dell ha visto ya como nueve de sus jóvenes trabajadores ponen fin a sus días, mientras Cupertino avisa del inicio de investigaciones.

Continúa la sangría de suicidios en Foxconn, la subcontrata asiática de varias firmas de nuevas tecnologías. La compañía, también conocida como Hon Hai, es la responsable de fabricar los dispositivos de varias y muy conocidas marcas, como Dell, Sony, Nintendo, Nokia o Apple, lo que la ha convertido en la mayor fabricante subcontratada del mundo.
De hecho, esta última firma (Apple) ha iniciado ya su propia e independiente investigación sobre las razones que han impulsado a los trabajadores de su fabricante a tomar esta drástica decisión. En total, nueve personas han puesto ya fin a su vida en lo que parece estar a punto de convertirse en una oleada de suicidios.
Las razones de estas dramáticas decisiones están, según los sindicatos, en la complicada situación laboral de la plantilla. Según las filtraciones de los representantes de los trabajadores (que actúan desde Hong-Kong, al estar las fábricas en China), estos están obligados a trabajar 12 horas diarias que se convierten en 100 cuando se hace el cómputo mensual, como apunta MarketWatch.
Los empleados se han visto obligados a firmar un papel prometiendo no suicidarse y la compañía ha rodeado los edificios más altos con redes, para prevenir cualquier tentativa de arrojarse al vacío, como recogen los medios chinos y publica la BBC. Estas medidas se suman a las anteriores: la empresa había dispuesto monjes budistas para ahuyentar los malos espíritus y un equipo de psicólogos a disposición de la plantilla.
La imagen de Foxconn – Hon Hai se está viendo seriamente dañada por la oleada de fallecimientos entre sus jóvenes empleados (el tipo de trabajador que se está viendo afectado por la oleada son jóvenes recién incorporados a la plantilla, de entre 18 y 23 años). Por ello, su propietario, el potentado taiwanés Terry Gou ha abierto las puertas de su factoría en China a los medios de comunicación internacionales, para que vean por si mismos que las condiciones no son tan malas.
“Puedes ver que tenemos todas las facilidades para nuestros trabajadores que necesitan relax”, explica a la BBC. “Confiamos en estabilizar la situación a corto plazo”, apuntaba por otro lado al Journal.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor