Las redes sociales cuestan a las empresas unos 1.500 millones de euros

Empresas

Un sondeo realizado por la consultora Morse prueba que las compañías británicas pierden 1.380 millones de libras (unos 1.500 millones de euros) al año debido a Facebook y Twitter, entre otros.

Los resultados hallados por Morse, y que se pueden extender al resto de países occidentales, se basa en un estudio llevado a cabo entre 1.460 empleados de empresas británicas, de los cuales, el 57% reconocieron acceder a estos espacios en horas de trabajo.

Morse estimó que el tiempo medio de las visitas se situaba alrededor de 40 minutos a la semana, aunque reconoció que el tiempo podría ser superior, ya que los jefes de los empleados apuntaban a una media de una hora al día. Esto muestra claramente el enorme coste a nivel de productividad que este comportamiento está suponiendo para las empresas.

Para Philip Wicks, analista de Morse, “la popularidad de las redes sociales ha crecido considerablemente en los últimos años y la tentación de visitar estos sitios en horas de trabajo es cada vez mayor. A la hora de definir su utilidad para las empresas, la definición sería clara: son un agujero negro para la productividad”.

Respecto a las posibles acciones a llevar a cabo por parte de las empresas, Philip Wicks se refirió al reciente caso del ayuntamiento de la ciudad británica de Porsmouth, que decidió bloquear el uso de las redes sociales a los funcionarios, si bien, en su opinión, la práctica más adecuada sería la de “reforzar políticas de uso sensibles a la actualidad”.

Cuando se trata de políticas de uso es evidente que muchas empresas tienen mucho camino por recorrer, ya que, el 76% de los encuestados aseguró que el empresario no había emitido directrices específicas en lo que respecta a la utilización de Twitter. Sin unas directrices y políticas de uso las empresas están dejando la puerta abierta a una reducción de la productividad, daños a la marca y riesgos de seguridad.
  
El informe también revela que los niveles de seguridad de muchas compañías bajan debido al uso de las redes sociales, que en ocasiones no permite comprobar a los usuarios que los nuevos sitios a los que acceden están libres de virus o malware. Así, un 81 por ciento de los encuestados admitía estar preocupado de acceder a un sitio inseguro.

“Después de años de luchar contra la falta de seguridad en Internet, los empleados podrían estar ahora de nuevo accediendo involuntariamente a una serie de páginas peligrosas. Es responsabilidad de las empresas hacer un esfuerzo para mejorar la seguridad y protegerse de nuevos peligros”, concluyó Wicks.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor