Regala papel para envolver regalos envuelto en papel regalo

ComponentesWorkspace
0 0 3 comentarios

[Voz de Johnny Cash] El armagedon, el último pifostio, el fin de la humanidad está cerca y tengo pruebas. Estaba en casa tomándome un bocadillo de mortadela y oí, como el sonido del trueno, una de las Cuatro Bestias que me decía: “ven y mira”. Y me acerqué y miré, mientras la bestia se metía

[Voz de Johnny Cash] El armagedon, el último pifostio, el fin de la humanidad está cerca y tengo pruebas. Estaba en casa tomándome un bocadillo de mortadela y oí, como el sonido del trueno, una de las Cuatro Bestias que me decía: “ven y mira”. Y me acerqué y miré, mientras la bestia se metía el bocata de mortadela al buche, la muy cabrita (literalmente). Pero lo vi. Primero vi la ducha-ducha que ducha duchas, que duchó la ducha que te ducha e hizo que el alicatado del baño se tiñera de sangré y la voz de Leticia Sabater sonara desde el bidé. Y vi que, lo que decía La Bestia, era cierto. Luego la imagen se transformó en otra visión, en la que demonios obligaban a hombres, mujeres y niños a montar en una serpiente de metal en un infierno helado. La gente gritaba horrorizada y pregunté a la bestia: “¿y esto qué es, bestia, más que bestia?” Y la bestia eructó: “es la montaña rusa rusa que en realidad al final no estaba en Rusia sino que estaba en Ohio o en Colorado”. Y entonces sonó la voz de Leticia Sabater, que debía seguir en el bidé. Y vi que lo que decía La Bestia era cierto, mientras la imagen volvía a cambiar entre el olor del azufre (La Bestia, que no debe digerir bien la mortadela) para ser reemplazada por un misterioso regalo de navidad envuelto en papel de pompas de aire. Y entre curioso, maravillado y aterrado pregunté “¿qué leches hace Leticia Sabater en el bidé?” y La Bestia me dijo: “ni puñetera idea, tron, pero esto que ves es un papel burbuja japonés que se llama Pucchin Sukatto!, quince trozos cuadrados con burbujas de aire, para que las estalles y relajes el estrés”. Y yo vi que los quince trozos estaban envueltos con otros quince trozos del mismo papel, para que no se rompieran, y siendo el quince quince veces el logaritmo neperiano del número de La Bestia dije: “tú, vamos a tomar margaritas, que lo que pasa es que a ti te ha sentado mal la mortadela”. Y La Bestia asintió, dejamos a Leticia Sabater poseída por demonios en el bidé y nos fuimos los dos de copas, que para eso es viernes. [este post sigue aquí]

Time-killing bubbles [Oddjapan]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor