La necesaria reinvención de Palm

OperadoresRedes

Desde la llegada al mercado del primer dispositivo PalmPilot en marzo de
1996, mucho ha cambiado el segmento de ordenadores de mano o ‘handhelds’. La
preponderancia de PalmOS y las tradicionales PDAs se han visto invadidas por
Windows y la nueva categoría de ‘smart phones’.

Si tuviéramos que definir el segmento de terminales móviles con una palabra
esa sería sin duda heterogeneidad. En tan sólo 20 años, el mercado de
ordenadores de mano o ‘handhelds’ ha sufrido una importante transformación,
abanderada por una gran cantidad de dispositivos de hardware y de sistemas
operativos.

Este elenco de hardware y software cuenta con una misión común: trasladar al
usuario de consumo y al profesional corporativo las ventajas del PC de
sobremesa, situando en la palma de su mano aplicaciones similares de trabajo,
entretenimiento y acceso a la Red.

Para comprender la transformación de este mercado, es significativa la
evolución de Palm. La compañía que presentó el primer ordenador de bolsillo
asequible (con un precio inferior a 250 euros), acaba de anunciar la entrada en
su consejo directivo de Jonathan Rubinstein, antiguo ejecutivo de Apple que
lideró la creación del conocido iPod y de la gama de portátiles iMac.

A este directivo le acompaña una inyección de 325 millones de dólares en Palm
por parte de una compañía estadounidense de capital riesgo. La razón: impulsar
su transformación dentro del segmento ‘smart phone’ o de teléfonos móviles
inteligentes, además de proporcionar a Palm mayor solidez financiera, sobre todo
tras cerrar el último trimestre por debajo de sus expectativas de facturación.

Nuevo paradigma

Y es que desde que Palm sacó sus primeras unidades Pilot -que muy pronto
adoptaron el actual nombre Treo-, mucho han cambiado las cosas en el segmento
‘handheld’.

Al darse cuenta del lucrativo mercado que tenían ante sí, los tradicionales
fabricantes de PC como HP-Compaq, Acer, Toshiba, o Fujitsu se lanzaron al
mercado de PDAs con sus propios modelos, alentados por un sistema operativo que
haría las delicias de los usuarios: Windows CE.

Algo después, los fabricantes de telefonía móvil como Nokia, Motorola,
Samsung, BenQ, LG, Ericsson o Sony se hicieron eco de la necesidad de ir
incluyendo aplicaciones informáticas en los propios teléfonos móviles, equipados
con procesadores de bajo coste y amplia memoria para emular las aplicaciones
ofimáticas del PC y acceder a Internet.

En esta evolución, la antigua Palm ha sufrido un proceso de desgranación:
tras establecer en septiembre de 2005 dos unidades de negocio independientes
-la que fabrica los PDAs y la del sistema operativo conocida como PalmSource-,
terminó por vender esta última al grupo japonés Access.

Pero además, Palm anunciaba en el mes de febrero su intención de adoptar
Linux como sistema operativo para sus diseños. Hasta la fecha, los Treo han
venido equipados con el sistema PalmOS (Palm tiene una licencia perpetua de este
sistema operativo en su versión 5), pero próximamente correrán Linux en una
versión diseñada por el fabricante y que en principio no pretende licenciar.

Eso sí, este sistema no se implementará en sus terminales hasta al menos
dentro de doce meses, por lo que Palm combina sus nuevos diseños de teléfono
inteligente con Windows Mobile y su propia plataforma Palm OS Garnet.

PDAs frente a ‘smart phones’

Mientras tanto, los teléfonos inteligentes han sabido imponerse a los
terminales PDA en volumen de ventas. Según las cifras de Gartner, el año pasado
se vendieron 17,7 millones de PDAs en todo el mundo, de los que el 60 por ciento
ya ofrecen conectividad de telefonía móvil.

Research In Motion (RIM) es el fabricante que más terminales logró
comercializar (3,5 millones). Palm consiguió unas ventas de 1,9 millones de PDAs
?puros’, sufriendo un descenso del 29 por ciento frente a las cifras de 2005
debido precisamente a su inclinación hacia los teléfonos inteligentes.

Por su parte y según las cifras de IDC, el volumen de negocio de ‘smart
phones’ puros ascendió en 2006 a nada menos que 70 millones de unidades (64
millones según Canalys), lo que supone un 42 por ciento de incremento. Y es que
algunos de estos dispositivos ya se comercializan por menos de 180 euros,
impulsando su adopción por parte de los consumidores finales.

Nokia es el primer fabricante de teléfonos inteligentes por número de
terminales (con un 48 por ciento de cuota de mercado), seguido de RIM (seis
millones de modelos vendidos con el 7,5 por ciento del mercado) y Motorola (4,9
millones de dispositivos).

En función de estas cifras, vemos cómo el segmento de PDAs incorpora cada vez
más funciones de telefonía móvil, al igual que hace unos años los terminales
móviles imitaron las funciones ofimáticas que las PDAs importaban de los PCs.
Por tanto, 2006 quedará grabado como el año de los dispositivos convergentes.

La llegada del iPhone en junio del pasado año y el anuncio de Apple de
trasladar este invento al mercado europeo, junto a las especulaciones de que
Google podría lanzar un teléfono y Microsoft estar interesada en adquirir RIM no
han hecho sino complicar aún más esta tensa situación de competencia.

Sistemas operativos

Con el fin de completar este panorama, es necesario dedicar algunas líneas al
segmento de sistemas operativos. Como ya se ha comentado, aunque PalmOS sigue
vivo, ahora pertenece a la compañía japonesa Access, y su evolución está ligada
al mundo ?open source’.

El motivo de esta transformación responde al saber hacer de dos compañías
-RIM y Microsoft con Windows Mobile-, que se han hecho con las grandes cifras
del mercado, aunque sin olvidar a otros dos actores: Symbian y el cada vez más
preponderante Linux.

En este sentido, Windows fue el sistema con mayor cuota de mercado durante
2006 y a escala mundial en el segmento de PDAs (con un 56 por ciento y casi 10
millones de unidades basadas en su software), seguido de RIM (3,5 millones y 20
por ciento) y PalmOS (2 millones y 11 por ciento). A continuación se sitúan
Symbian y Linux, con el 5,4 y el 1 por ciento, respectivamente.

En el caso de los ‘smart phones’ y según las estimaciones de diversas
consultoras como Canalys,
Symbian (con Nokia,
Panasonic, Siemens, Samsung, Ericsson y Sony Ericsson como accionistas) es el
sistema operativo más extendido, al contar con un 66 por ciento de cuota de
mercado, seguido de RIM y Windows Mobile; a continuación aparece
Linux, un
sistema que crece exponencialmente, sobre todo en el mercado asiático y
próximamente gracias a la suma de los terminales de Palm al código fuente
abierto.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor