Los nuevos retos de la TDT: Así lo ven los radiodifusores…

Empresas

HD o 3D son los retos tecnológicos a los que deben hacer frente unas emisoras achuchadas por la bajada de ingresos publicitarios y por la fragmentación de audiencias.

Especial desde Oviedo
Todos están de acuerdo en que el futuro pasa por el multisoporte, la interactividad y la retransmisión en alta definición. Pero no todos están de acuerdo en quien tiene la culpa de los retrasos, de la ausencia de feedback entre emisoras y receptores (el gran plus siempre loado de la TDT)  o del salto – si es que puede llamarse así – a la alta definición reescalada.

Los radiodifusores asumen su parte de culpa aunque recuerdan que deben asumir más problemas que estos. Por ejemplo, el mercado publicitario ya no es lo que era y eso puede quitar – y mucho – el sueño a las emisoras televisivas. Para hablar de qué preocupa a las cadenas de televisión en el salto a la nueva televisión digital terrestre y en la TDT del presente, Asimelec citó en Oviedo, en el marco de la jornada La televisión en otra dimensión a portavoces de RTVE, la Sexta o la autonómica TPA.

Entrar en la TDT en España ha sido y es complicado. El director de tecnología de RTVE, Pere Vilas, recuerda que el país presenta ya no sólo muchos canales de televisión, sino también muchos receptores y muchos repetidores – que tuvieron que ser adaptados y cambiados para asumir los nuevos tiempos. El apagón ha sido “mucho más complicado que el de los británicos y muchísimo más complicado que en los países nórdicos”, asegura Vilas. Y la situación volverá a cambiar. Vilas augura que a cinco años vista los contenidos se generarán en alta definición y los receptores serán también HD. “¿Qué vamos a hacer? Pues no lo sé”, ha reconocido. Vilas teme que se produzca un cuello de botella, con unos contenidos a emitir con elevada calidad pero no con el suficiente espacio de banda para ello.

Desde TPA, el director de la misma, José Ramón Pérez, le da la razón. “La alta definición ya está entrando en nuestras casas”, asegura, aunque reconoce que “actualmente no se pude dar toda la programación” con esa calidad. El momento llegará, augura, en el que toda la programación será HD y entonces “habrá un problema” ya que, “como Pere”, considera que la industria se encontrará sin espacio en el que meterlo.
La TPA ha dado el salto a los 16:9 como primer paso para migrar a la HD, aunque ya emite algunos contenidos en pruebas en un segundo canal alta definición, como eventos deportivos. Cuando no tienen citas como estas para su emisión, prefieren llenar parrilla con imágenes de calidad de Asturias en lugar de contenidos reescalados ya que – su calidad mejor pero no tanto como la HD real – defrauda al espectador. El reescalar imágenes no es el único problema de las emisiones en alta definición actuales: cuando las cadenas lanzan en simulcast contenidos en HD y en calidad estándar se enfrentan a una mala medición de audiencias, denuncia Pérez, que no ayuda en el salto a dar crédito a la nueva TDT de calidad.

Otros retos

La TDT en HD no es el único reto al que deben enfrentarse los productores de contenidos. No sólo es la era de la alta definición: los fabricantes loan las tres dimensiones. Pere Vilas, de RTVE, prefiere esperar a una garantía de que sus imágenes se van a ver…pase lo que pase ya que, como reflexiona, no puede emitir en 3D y dejar a aquellos que no están en sus casas con sus gafas listos y preparados con unas imágenes que en realidad no se ven.

No es el único reto. La televisión ya se ve vía internet, como demuestra el cada vez mayor consumo de contenidos televisivos – sea o no de forma legítima – en la red. “50 megas para llamar, pues no, no se necesitan”, explica Vilas, “pero para la televisión sí podría ser útil”. “El próximo televisor que me compre será con internet”, ha asegurado el director tecnológico de RTVE desde su punto de vista de consumidor. “Como televisión tenemos que hacer contenidos adaptados”, ha señalado ya como CIO. Ahora cada fabricante mete en la televisión conectada a internet accesos rápidos a sus tiendas online, explicó, aunque ahí hay un filón para ampliar y mejorar contenidos. A un click, el espectador podría conseguir más información sobre lo que está viendo en el telediario en internet.

“En TVE no estamos parados”, asegura recordando que ya han hecho aplicaciones para Sony o Panasonic. “Tienes los contenidos y tienes que adaptarte a cada plataforma”. “Estamos metiendo contenidos en cosas que no son televisores, como la PlayStation. Detrás viene Apple TV o la gente de Google”, alertó.

Y los retos propios

Pero las televisiones no sólo se enfrentan a los retos tecnológicos sino también a retos propios de la industria audiovisual. Fernando de Miguel, director de recursos de La Sexta, recuerda: en 2006, había seis cadenas en abierto… “cuatro días después hemos hecho el apagón analógico y hemos pasado a 32 canales, sólo nacionales”. “Esta explosion de oferta ha generado algunos problemas que habría que ver como abordamos”, confiesa. La audiencia se ha fragmentado de forma considerable, con la consecuencia natural de una disminución de las mismas. El mercado publicitario ha, de forma paralela, decrecido por encima del 30%.

“Hay que hacer una buena oferta y que el público se entere”, ha señalado, recordando que en los 50 canales que se pueden llegar a ver en algunas ciudades, que el mando dé con la propia cadena puede ser más complicado. La estrategia: llevar marcas conocidas a la TDT, como Disney Chanel, o crear otras nuevas con potencial, como ha hecho Antena 3 con su familia Neox, Nova y Nitro. Y siempre: apostar por el nicho.
*La otra cara de la moneda. Las críticas de los fabricantes

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor