Ricoh desarrolla con IBM las pizarras cognitivas que cambiarán por siempre las reuniones

ImpresiónWorkspace

La combinación de hardware y tecnología cognitiva da como resultado un asistente personal que añade inteligencia a las reuniones.

Como tantas compañías dedicadas a la industria TI en general y a la fabricación de dispositivos en particular, Ricoh ha extendido su negocio mucho más allá de la impresión.

“No sólo vendemos tecnología, sino que vendemos las soluciones que ayudan a aprovecharla” ha resumido Ramón Martín, presidente y CEO de Ricoh España (un mercado que generó 243 millones de euros en 2016), una delegación que además acaba de extender su liderazgo a la delegación de Portugal.

Fruto de esta evolución, la compañía tiene intereses en el negocio de impresión 3D y soluciones como Digital Workplace, que supone una propuesta integral para “mejorar la experiencia profesional de las personas en el lugar de trabajo y mejorar su productividad”.

La compañía dirigirá esta solución a la pyme, aunque tiene planes de extenderla a la gran cuenta. Preguntado por Silicon.es por estos planes, Xavier Moreno, director de Marketing de la compañía para España ha dicho que ocurrirá “durante este año”.

Digital Workplace es para Ricoh, la transformación digital del puesto de trabajo. Esta idea implica tener en cuenta movilidad, integración de plataformas, acceso inteligente y seguro, personalización, soporte de aplicaciones, desarrollo de aplicaciones de productividad y posibilidad de trabajar en remoto, entre otros requisitos.

La propuesta es H2H, explica Moreno. Es fruto de la involucración de las áreas de Recursos Humanos en el proceso de desarrollo de soluciones.

Una vuelta de tuerca a las reuniones

Mención aparte merece el desarrollo de pizarras cognitivas con tecnología de IBM Watson. Llegarán “no dentro de más de un año”, han dicho desde la compañía, aunque todavía está en fase de prueba.

La tecnología cognitiva aplicada a una pizarra digital de Ricoh supone una vuelta de tuerca a las clásicas reuniones de trabajo. Así, la pizarra cuenta con un asistente virtual (se llama Rita) y responde a órdenes directas además de traducir y transcribir las conversaciones durante la reunión.

De momento sólo “entiende” inglés y japonés, lengua madre de la firma que la ha desarrollado junto con IBM, pero pronto se abrirá a 8 idiomas, entre los cuales estará el español.

El reto es llevar esta tecnología a la pyme, admite Ramón Martín, un objetivo que se han marcado en la filial que lidera. La pequeña y mediana empresa es para Ricoh, el principal objetivo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor