Robo masivo de nombres de usuario y contraseñas

EmpresasSeguridadVirus

Una banda de ciberdelincuentes rusos ha robado la mayor colección de credenciales de Internet de la historia. Se especula que puede incluir 1.200 millones de nombres de usuarios y contraseñas, y más de 500 millones de direcciones de correo electrónico.

El robo ha sido reportado por la empresa de seguridad norteamericana Hold Security y, como publica The New York Times, incluye material confidencial recopilado en alrededor de 420.000 sitios web.

contraseña-seguridad-huellaAunque no se han especificado sus nombres, no se trata solo de las páginas de empresas estadounidenses, sino que habrían sido vulneradas tanto compañías referenciadas en el Fortune 500 como pequeñas webs, ha revelado el diario.

Todo parece indicar que el ataque ha sido perpetrado desde una pequeña ciudad rusa por una docena de veinteañeros perfectamente organizados. Así, mientras que unos se dedicarían a programar, otros se centrarían en el robo de datos.

Lo que por ahora no han hecho ha sido vender muchas de las credenciales conseguidas. Eso sí, parece que las están usando para enviar spam en redes sociales como Twitter, a instancias de otras bandas que pagarían por este tipo de servicios.

Según informa The New York Times, la banda rusa empezó en 2011 como spammers aficionados tras comprar en el mercado negro bases de datos con información personal. Sin embargo, desde el pasado abril, ha acelerado su actividad, quizás motivada por su asociación con otro grupo con el que habrían compartido técnicas y herramientas de hacking.

Desde entonces, estos hackers han sido capaces de capturar masivamente credenciales utilizando botnets. Así, cada vez que un usuario infectado visitaba un sitio web, los criminales ponían en marcha su red de ordenadores zombies para comprobar si esa página era vulnerable a una técnica de hacking conocida como inyección SQL. Si la página resulta vulnerable, los delincuentes regresarán más tarde para extraer todo el contenido de su base de datos.

Hasta julio, los delincuentes han podido recoger 4.500 millones de registros, cada uno con un nombre de usuario y contraseña. No obstante, como muchos de ellos se superponen, al final se han contabilizado 1.200 millones de credenciales únicas y cerca de 542 millones de direcciones de correo electrónico.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor