Robosapien Junior, ¿y a mí qué tu primo?

ComponentesWorkspace

Sin coñas, la única razón por lo que la gente se compra un Robosapien es para llevarlo a las fiestuquis de juegos en red local con los colegas y terminar poniéndole en posiciones de caracter erótico-festivo con las muñecas Barbie o la Sra. Patata de la hermana del dueño. O sencillamente, las del dueño. Los

Sin coñas, la única razón por lo que la gente se compra un Robosapien es para llevarlo a las fiestuquis de juegos en red local con los colegas y terminar poniéndole en posiciones de caracter erótico-festivo con las muñecas Barbie o la Sra. Patata de la hermana del dueño. O sencillamente, las del dueño. Los perversos frikis de Playskool, siempre tan raritos ellos, se han sacado de la manga a Robosapien Junior. No sabemos cuándo llegará a estas tierras carpetovetónicas, pero cuando lo haga podrá pasarse el día moviendo el exo-esqueleto, guiñando esos ojos hipnóticos y bailando, igualito que Alaska. Y como beneficio añadido, el Robosapien tamaño XXL podrá dejar de perseguir a la Sra. Patata y liarse con el nuevo bicho. Sin Bluetooth.

Si es que, de verdad, no ganamos para disgustos.

Buy Playskool Robosapien Junior Jr
[Gadget Madness]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor