Salen a subasta los videojuegos Atari de "E.T." desenterrados del desierto

Software

Era casi una leyenda urbana (o desértica) pero el empeño de Microsoft en demostrar qué había de cierto en ello sacó a la luz un auténtico tesoro de arqueovideojueguística. De las arenas de Nuevo México salieron  cartuchos de Atari de un videojuego que fue tal fracaso que costaba más destruir los cartuchos que no se vendieron que enterrarlos en el desierto. Ahora parte de ese hallazgo tecnoarquológico va a ser subastado.

Se hizo bueno el ejemplo que contaba Belloq, el malo de “En busca del Arca Perdida” en referencia al paso del tiempo y su influencia en el valor de las cosas. Mostraba su reloj y decía que no tenía mucho valor, pero si lo enterraba en las arenas del desierto y pasaban mil años entonces no tendría precio.

Algo similar ha sucedido con los 14 remolques de camión cargados de cartuchos sin vender del videojuego “E.T.” para la consola Atari que en 1983 y tras el fracaso comercial terminaron enterradas en el desierto de Nuevo México. Pasó el tiempo y el suceso pasó a convertirse en un mito hasta que en Microsoft decidieron investigar, encontrar la ubicación y enviar unas retroexcavadoras al lugar hasta que efectivamente encontraron este singular tesoro.

Te lo contamos hace unos meses aquí en The Inquirer, y ahora, como suele ocurrir con muchos tesoros y hallazgos, llega el momento de sacar a subasta lo rescatado del olvido. El ayuntamiento de Alamogordo, localidad donde estaban enterrados los cartuchos, saca a subasta más de la mitad de los videjojuegos de “E.T.” que se encontraron. Aunque no se recuperaron todos los que originariamente fueron enterrados, las máquinas pudieron extraer 1.300 de estos cartuchos. Ahora se van a subastar 800 de los mismos mientras que de los restantes el propio ayuntamiento se reservará varios cientos y el resto serán donados a distintos museos a instituciones que ya se han puesto en contacto para solicitarlo.

Atari

Se calcula que Atari fabricó unos 5 millones de copias del videojuego “E.T.” de los que apenas llegó a vender 4 millones, por tanto es posible que aún queden cerca de 2 millones de cartuchos (menos los 1.800 que se extrajeron debido al interés de Microsoft en demostrar si la leyenda urbana era cierta) en las arenas de Nuevo México. El lugar de la excavación ocupa una zona de 12×30 metros y 9 de profundidad. Parece que habrá que seguir excavando.

vINQulo

Reuters

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor