Salud, poder, dinero y… mentiras

Empresas

El historial médico de los políticos se ha mantenido oculto durante años, aunque un libro acaba de demostrar que sus enfermedades han influído en las decisiones que tomaron: de sus desvelos, cuatro lecciones para cualquier CEO.

A finales de los 70 una revolución acabó con el reinado del sha de Irán. Mohammad Reza Pahlavi moría pocos años después de leucemia. Pero pocos sabían que la enfermedad del sha venía de antes, mucho antes, y que mantenerla en secreto le había costado separarse de la realidad. A John F. Kennedy la muerte le llegó en Dallas y no de forma natural, aunque había sido un ser tan enfermizo que predecir que iba a morir así hubiese sido temerario.

David Owen fue político británico, después de ser médico. Sus dos profesiones le han dado una perspectiva completamente distinta de cómo se gestiona el poder… y la influencia que la salud tiene las decisiones que se toman.

En el poder y en la enfermedad. Enfermedades de jefes de Estado y de Gobierno en los últimos cien años acaba de llegar al mercado español, editado por Siruela en su colección El Ojo del Tiempo. Un libro interesante para quienes quieren entender los últimos cien años de política y para quienes quieren entender los cien próximos, así como una guía de los errores que no hay que cometer en la gestión de la enfermedad que bien podría convertirse en un libro de cabecera para tantos CEO.

Lección número uno: contar mentiras es un error. Nada más natural que estar enfermo. Los líderes políticos son humanos, como los responsables de las grandes compañías, y ocultar información sobre su salud puede tener muy malas consecuencias. Francia ha vivido dos casos de enfermedades sorprendentes de sus jefes de estado. George Pompidou había fallecido en pleno mandato, por un cáncer del que nadie había sospechado – fuera de su entorno médico – su existencia. François Mitterrand se comprometió a confesar cuál era su estado de salud de forma regular, aunque cuando las cosas se pusieron difíciles él también decidió ocultar la verdad y entregarse a las medias verdades. Una situación similar a la vivida por el CEO de Apple, Steve Jobs, cuya historiografía médica ha sido carne de verdades, medias verdades y rumores. Obviamente, Jobs tiene todo el derecho a mantener su historial médico en el más profundo secreto, aunque lo que le suceda o no a su persona está íntimamente ligado a lo que pueda sucederle a su compañía.

La salud de Jobs es uno más de los baremos de los inversores a la hora de confiar o no en los títulos de Apple y la historia pasada de su desequilibrio hormonal – luego acabó filtrándose a los medios que Steve Jobs había sufrido un transplante de riñón – no ayudó a mantener la confianza.

Lección dos: estar enfermo o poder estarlo no es un cadáver a guardar en el armario. El libro de Owen está lleno de mentiras, ocultaciones o personajes que no llegan a saber cuan enfermos están realmente. Ronald Reagan sorprende por justamente lo contrario.


Ya lo dice David Owen, la franqueza del presidente estadounidense sorprendió a muchos, después de la historia de mentiras y ocultaciones sanitarias. La madre de Reagan había sufrido Alzheimer y Reagan temía vivir la misma enfermedad. Y lo contaba. Y eso no afectó en absoluto a la percepción que de él se tenía.

Es lo que ha hecho por ejemplo Sergey Brin, uno de los fundadores de Google. Su madre, Eugenia, sufre Parkinson y Brin es portador del gen que aumenta las posibilidades de sufrir la enfermedad. No sólo Brin le ha contado a Wired todo lo que hace para reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad, sino que además ha destinado esfuerzo y dinero a encontrar una solución a la misma.

Lección tres: la voluntad puede doblegar a la enfermedad. Destaca, dentro del libro de David Owen, el caso de John F. Kennedy. Su historial médico es sorprendente: sufría colitis y Addison, dos enfermedades crónicas, y tenía terribles dolores de espalda. En algunas ocasiones debía permanecer postrado a raíz de los dolores insoportables y tomaba ingentes cantidades de medicamentos. A pesar de todo, consiguió llegar a la presidencia de Estados Unidos y, aunque según el libro de Owen su mala salud sí llegó a influir en algunas decisiones, en los momentos de crisis fue capaz de sobreponerse. El propio Steve Jobs o el cofundador de Microsoft, Paul Allen, son ejemplos de lucha tenaz contra la enfermedad.

Lección cuatro: hay que tener siempre un ojo vigilante… el consejero delegado podría estar embriagado de poder. Se llama síndrome de hybris, o así lo ha diagnosticado Owen. Lo sufrieron por ejemplo Margaret Tatcher o el Tony Blair que arrastró a Reino Unido a la guerra de Irak. Los síntomas: una borrachera de poder que lleva al político en cuestión a lanzarse a decisiones que son equivocadas o a no ver con realismo el mundo que le rodea porque sólo ve lo que sus ansias de poder le dejan ver. Llene aquí cualquiera el hueco con el CEO de turno.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor