Salvaguardar la infancia 2.0

Cloud

Miguel Ángel Martos, Country Manager de Blue Coat para España y Portugal, nos ofrece algunos consejos sobre nuevos métodos para la navegación en la red y protección de la infancia, para la tranquilidad de padres y tutores.

Hoy en día, los menores tienen a su alcance un amplio abanico de dispositivos que les ofrecen un acceso fácil a Internet. Al ordenador personal en casa, se han sumado dispositivos portátiles como smartphones y tabletas, que permiten navegar por la Red desde cualquier lugar. Recientes estudios publicados por Inteco (Instituto Nacional de Tecnologías de la Información) revelan no sólo que dos de cada tres menores españoles tiene teléfono móvil, sino que cada vez lo hacen a una edad más temprana y con dispositivos inteligentes.

Acceder a las redes sociales, ver y compartir videos online, entrar en chats y diferentes aplicaciones de mensajería instantánea o navegar por buscadores y páginas Web son algunos de los principales usos que hacen los menores tanto del ordenador de casa como de los teléfonos móviles de última generación. A pesar de los valores positivos que tiene la red para los jóvenes, como vía de comunicación e información, el uso de Internet que hacen sus hijos, el acceso a contenidos inadecuados o la difusión de datos personales, supone un motivo de preocupación para los padres.

Miguel Ángel Martos es Country Manager de Blue Coat para España y Portugal

Mantener el diálogo entre padres e hijos es el pilar fundamental en la prevención de los riesgos a los que se ven expuestos los menores en la Red. Hablar sobre los usos que pueden hacer de Internet, aconsejarles para que no faciliten información privada a desconocidos o animarles a que compartan sus inquietudes y actividades realizadas a través del ordenador o del móvil de una forma natural son hábitos cruciales para fomentar un uso responsable de las nuevas tecnologías.

Como complemento a esta actitud dialogante, los padres tienen a su alcance herramientas tecnológicas de control parental, para que los menores puedan disfrutar de todas las oportunidades que les brinda la Red sin estar expuestos a malos usos o contenidos inapropiados. Existen filtros de Internet,  como K9 Web Protection  de Blue Coat, gratuitos y fáciles de instalar que mantienen alejados a los niños de contenidos pornográficos, violentos o solamente para adultos, a la vez que les permite disfrutar de los beneficios y ventajas que les ofrecen las nuevas tecnologías.

Estas herramientas permiten mejorar la seguridad de los niños tanto en el ordenador de casa, como en el iPhone o el iPad.  Permite el bloqueo de páginas web en función de su categoría, como por ejemplo Webs pornográficas, violentas, racistas, páginas sobre drogas ilegales, webs de citas, etc. De forma sencilla es posible configurar diferentes tipos de filtrado, en función de la edad de los niños, y garantiza que todos los resultados mostrados en los motores de búsqueda sean limpios y seguros. También permiten aplicar restricciones horarias, que activan o desactivan el acceso a la Red según los horarios que fijen los padres, para que los niños no pasen la noche conectados a la web…

Al elegir un software de control parental, es importante tener en cuenta el alto nivel de conocimiento tecnológico que tienen hoy en día los jóvenes. Por ese motivo se debe seleccionar una herramienta a prueba de manipulaciones, con capacidad de desbloqueo mediante contraseña parental, reportes sencillos de actividad web y  categorización en tiempo real de páginas nuevas.

El uso excesivo de Internet y de las nuevas tecnologías y redes sociales puede crear hábitos inadecuados o incluso conducir a una adicción por parte del menor.  Estar comunicado a todas horas, acceder a redes sociales, crear y publicar contenido multimedia de forma inmediata o ser capaz de descargar aplicaciones de todo tipo hace que el menor pueda realizar un uso excesivo del ordenador o dispositivo móvil que podría conllevar un riesgo de consumo desmedido.

Los niños necesitan aprender cómo usar las nuevas tecnologías de acceso a Internet de una forma segura. Han de existir normas de uso o limitaciones que sean aceptables y aceptadas por parte de los menores; haciéndoles partícipes del gasto económico que conlleva, indicándoles el error de utilizarlo en clase, etc. Los adultos han de ser los principales responsables de informar y formar a los menores sobre el uso adecuado y seguro de las nuevas tecnologías, contando con el apoyo y complemento de los especialistas y las herramientas que actualmente tienen a su disposición. Todo ello contribuye a la seguridad de los niños y la tranquilidad de los padres.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor