Samsung presenta su Galaxy Note 10.1, ¿su iPad killer definitivo?

AlmacenamientoDatos y AlmacenamientoEmpresas

Samsung ha presentado mucho antes de lo esperado su nuevo Samsung Galaxy Note 10.1. No es un producto nuevo, como repiten los blogs especializados. Se trata de una versión de mayor tamaño de su homólogo Galaxy Note.

Se presentó de forma oficial en el Mobile World Congress de Barcelona y desde entonces los retrasos en su lanzamiento han sido una constante. Samsung ha estado buscando la forma de mostrar un producto mejorado, con un hardware y un software más competitivos.

La diferencia con respecto al Galaxy Note es principalmente formal. Galaxy Note 10.1 combina las funcionalidades de la familia de tablets de la firma asiática con las ventajas de la familia Note.

El lapicero para dibujar es su principal seña de identidad. Samsung ha querido ahondar en las posibilidades que el dispositivo ofrece para la personalización y creación de contenidos. Y ciertamente, todo gira en torno a esta idea.

El ejemplo más significativo, la presentación. Samsung eligió una ciudad que se mejor define la idea de su nuevo tablet. Nueva York fue el escenario en el que el director de cine Baz Luhrmann (con películas como Moulin Rouge o Romeo y Julieta a sus espaldas) y el diseñador de moda Zac Posen apoyaron el lanzamiento de la surcoreana.

A Samsung le gustan los grandes fastos para los lanzamientos de los productos. Con el Galaxy SIII vistió de largo a un inmenso auditorio en la capital británica, un evento al que puso la música la mismísima orquesta filarmónica de Londres.

¿Contra quién luchará el Galaxy Note 10.1?

Este híbrido de Tablet y Note deberá buscar su hueco en el mercado. Los analistas que consulta Reuters dudan de su capacidad de competir con el iPad; el precio para la versión WiFi de 16 GB es de 499 dólares, igual que el iPad. Para el modelo de 32 GB será de 549 dólares, apenas 50 dólares menos que el iPad.

Es evidente que Samsung no quiere competir en materia de precio. Y menos conociendo los planes de Google o Amazon, que acumulan ventas de sus tablets low cost.

El foco del gigante surcoreano está en el mismísimo interior del dispositivo. Un procesador de cuatro núcleos a 1,4 GHz y 2 GB de RAM hacen del Galaxy Note 10.1 un dispositivo muy potente.

Se ejecuta con Ice Cream Sandwich, SO al que Samsung añade su toque personal con TouchWiz. También ofrece aplicaciones específicas para su S Pen.

El dispositivo ya está a la venta en los Estados Unidos.