SAP, ¿de referente europeo a la identidad sin fronteras?

CloudEmpresasERPSoftware

A partir de mayo de 2014 y tras la marcha de Jim Hagemann Snabe, la compañía de software alemana será dirigida en solitario por el antiguo CEO de SAP América, Bill McDermott.

En febrero de 2010, tras la precipitada salida de Léo Apotheker, Jim Hagemann Snabe y Bill McDermott asumían las funciones de co-CEOs al frente de SAP AG. Y, aunque han durado casi el doble que su predecesor en el cargo, no seguirán compartiendo tareas por mucho más tiempo.

Jim Snabe
Jim Hagemann Snabe

Snabe ya ha anunciado que abandonará la compañía el año próximo por motivos personales y no completará el contrato que lo mantenía vinculado hasta 2017.

“Tras más de 20 años en SAP, he decidido que es hora de iniciar una nueva etapa en mi carrera, más cerca de mi familia”, ha declarado el directivo, que comenzó como asesor y que no ha querido dejar pasar la oportunidad de “destacar los logros obtenidos por todo el equipo de SAP desde 2010 y que la dinámica que hemos creado está ahora liderando la transformación de la industria”.

No en vano, el gigante alemán viene de completar su decimocuarto trimestre consecutivo con crecimiento de dos dígitos, lo que significa que lleva ya tres años, desde que Snabe y McDermott se hicieron cargo de su timón, capeando los efectos de la crisis financiera y mostrando una evolución sin precedentes.

Durante el segundo cuarto de 2013 ha facturado un total de 4.062 millones de euros y ha ganado casi 1.000 millones. Concretamente ha obtenido beneficios de 988 millones de euros, sustentados por sus soluciones cloud y tecnologías como HANA que permite trabajar con datos en tiempo real, pese a que se han quedado algo cortos respecto a lo esperado por los analistas.

La incógnita ahora es saber qué pasará con el negocio de SAP a partir de la marcha de Snabe y si el hecho de quedarse con un único CEO repercutirá en su bonanza económica y en la forma de llevar las riendas de la compañía.

El plan de la multinacional es abrir un periodo de transición que durará 10 meses, hasta la reunión general de accionistas de mayo de 2014, durante los cuales su todavía co-CEO seguirá en su posición y formando parte del Consejo Ejecutivo.

Cumplido ese plazo, los accionistas deberán discutir la idea del Consejo de Supervisión, que ha expresado su intención de proponer a Snabe como su nuevo miembro y para lo que necesitará reunir el 25% de los votos.

Él ya ha dicho que “sería un honor poder mantener mi compromiso con SAP y seguir sirviendo a la compañía como miembro del Consejo de Supervisión”, todo ello “sobre la base de la colaboración y la amistad con Bill McDermott y con todo el Consejo de Gestión Global, para acelerar aún más el éxito de SAP”.

Bill McDermott
Bill McDermott

“Como co-CEOs tenemos un historial probado de decisiones valientes, que han preparado a SAP y a nuestros clientes para el crecimiento”, ha manifestado por su parte Bill McDermott. “La propuesta de que Jim se una al Consejo de Supervisión, se basa en la fortaleza de nuestra colaboración y amistad personal y hará de SAP una compañía todavía más grande a medida que aceleramos la transformación de la industria”.

“Nuestro compromiso con SAP, nuestros clientes globales y nuestra agenda de innovación es más fuerte que nunca”, ha añadido.

McDermott a diferencia de Snabe y Apotheker, que son danés y alemán, respectivamente, nació en Nueva York.

En 2002 fue contratado para liderar las operaciones de SAP América y al poco acabó asumiendo también el negocio sudamericano y de la región Asia-Pacífico. Ya en 2008 fue nombrado miembro del Consejo y comenzó a gestionar las operaciones globales, encargándose de la salida y evolución de productos en el mercado y la relación con los clientes, mientras que Snabe se encargaba de controlar los equipos de desarrollo.

A pesar de sus demostradas dotes de liderazgo, existe incertidumbre sobre la repercusión que supondrá que un hombre formado en la escuela estadounidense dirija en solitario los designios de una compañía arraigada hasta hace poco con la lucha Europa-EE.UU. en el mercado del software.

Y es que McDermott será el primer CEO americano que gobernará SAP y el encargado de manejar su transformación hacia el nuevo ecosistema tecnológico. ¿Perderá la firma alemana la esencia del Viejo Continente?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor