Sapphire HD 5750 Vapor-X, minianálisis

ComponentesWorkspace

En The Inquirer hemos podido contar con una de las nuevas tarjetas desarrolladas por Sapphire, que está basada en las nuevas ATI Radeon HD 5750 y que además integra su famoso sistema de refrigeración Vapor-X.

Está claro que AMD/ATI está llevando últimamente la delantera en el segmento de las tarjetas gráficas: la nueva familia de gráficas dedicadas ATI Radeon HD 58×0 y HD 57×0 ha sido la primera en dotar a los equipos de soporte para DirectX 11, algo que NVIDIA todavía no ha logrado hacer, pero además lo ha hecho con unos rendimientos y una calidad precio que hacen que este segmento vuelva a ser más competitivo que nunca.

Diversos fabricantes han aprovechado la nueva hornada de gráficas de ATI para ofrecer sus propios diseños, y uno de los destacados es Sapphire, que desde hace tiempo lleva integrando un sistema de refrigeración muy especial llamado Vapor-X que permite ofrecer unos niveles de ruido muy reducidos y además mantiene las temperaturas bajo control. Tanto, que en este modelo se ha forzado de serie e incluye una GPU a 710 MHz.

La tarjeta de Sapphire está basada en el chip Juniper Pro, que está fabricado por TSMC con el proceso de fabricación de 40 nanos y que dispone de 1.040 millones de transistores en una superficie de 170 mm2. Este chip dispone de 720 Stream Processors, justo la mitad que los de la Radeon 5850, una de sus hermanas mayores.

Es evidente que las dos características clave de la familia ATI HD Radeon 5xxx es el soporte de DirectX 11 y de OpenGL 3.1, las nuevas versiones de los estándares más utilizados en el mercado de los videojuegos. DX11 es aún más relevante ya que se ha integrado su soporte en Windows 7, y con ese soporte ya es posible ofrecer capacidades como teselación, Compute Shaders, juegos con multithreading y compresión de texturas HDR, entre otras cosas.

Otra de las funciones más interesantes de esta gama de tarjetas, que también comparte el modelo de Sapphire, es el soporte de la tecnología Eyefinity, que permite conectar hasta 3 monitores gracias a los dos conectores DVI y a un tercer conector HDMI en el que podemos usar un conversor si el tercer monitor no acepta dicha entrada.

La característica diferenciadora del modelo de Sapphire es el citado sistema de refrigeración, Vapor-X, que usa el mismo principio que los heatpipes. El líquido refrigerante (en este caso, agua) se convierte en vapor en una superficie caliente (la GPU), y el vapor resultante se condensa en una superficie fría, lo que da como resultado un líquido que vuelve a la superficie caliente a través de ciertas conducciones. Eso permite mantener temperaturas decentes en la GPU incluso en situaciones de cargas elevadas, y permite que entre otras cosas los aficionados al overclocking de gráficas puedan poner a prueba el sistema con frecuencias que vayan más allá de los 710 MHz y que pueden llegar fácilmente a los 850 MHz.

En el paquete nos encontramos con la tarjeta, un CD de instalación de los controladores, otro CD con el programa SimHD para mejorar la calidad de vídeo en programas de vídeo -como los clientes de mensajería instantánea-, un adaptador de 6 pines para la fuente de alimentación, el cupón para la compra con descuento de Dirt 2, un puente Crossfire y un adaptador de DVI a D-sub (VGA).

En nuestras pruebas la tarjeta se comportó de forma fantástica tanto a nivel de ruido como de temperatura -nunca pasó de los 55º C- y el rendimiento, aunque por debajo de soluciones como la Radeon HD 4890 o sus hermanas mayores, es excelente para una tarjeta que está a un precio mucho más competitivo.

Las pruebas con los benchmarks de Crysis indicaron tasas de 51,12 FPS de media, frente a los 36,34 FPS de una NVIDIA GeForce 9600 GT. En 3DMark Vantage obtuvimos un índice de 6958 puntos para la GPU (4232 para la 9600 GT) mientras que en PCMark05 el rendimiento en gráficos fue de 15268 puntos (12387 para la 9600 GT).

Considerando que esta tarjeta tiene un precio de 139 euros, IVA incluido -un coste claramente inferior al de sus hermanas mayores- sus prestaciones en cuanto a silencio y posibilidades de overclocking la hacen una candidata más que decente para alguien que quiera disfrutar de juegos de última hornada con suficiencia, pero sobre todo del soporte DX11 o de la tecnología Eyefinity.

vINQulos

Sapphire

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor