Satyam toma las primeras medidas para frenar el impacto del fraude

Empresas

España era uno de los países en los que la compañía pretendía desembarcar en un futuro próximo, aunque aún no hay datos de cómo afectará la situación.

Satyam Computer Services era, hasta ayer, una compañía de servicios TIC poco conocida fuera de India. A día de hoy, tiene el extraño privilegio de ser uno de los mayores fraudes del mundo de las tecnologías de la comunicación, de suponer el más duro golpe para la emergente industria de servicios india y de haber sido rebautizada por los medios de comunicación como el nuevo Enron.
La compañía acaba de anunciar en un conferencia de prensa las medidas a tomar para frenar el impacto que las declaraciones de su ex máximo responsable, Ramalinga Raju, que reconoció ayer que había inflado las cuentas de la firma para presentar unos mejores activos.
El plan de acción quiere “asegurar la continuidad del negocio y la transición de liderazgo”, al tiempo que pretende determinar el alcance de las acciones de Raju. Para ello, tal y como señalan en un comunicado, un equipo liderado por el nuevo CEO interino, Ram Mynampati, trabajará para continuar sus acciones en el mercado y asegurar la confianza, al tiempo que se hará una acción destinada a convencer a los clientes de la fiabilidad de la empresa y se fortalecerá su gobierno.
Por el momento, ésta es toda la información que puede facilitar la empresa y no existen datos específicos sobre el alcance que el suceso tendrá en las diferentes regiones, como confirman desde Satyam a Silicon News.
España podría ser uno de los países afectados por la nueva situación de la empresa. En mayo del pasado año, fuentes de la firma señalaban que deseaban expandir su actividad en Europa y, por ello, que planeaban la apertura de un centro en Sevilla con 500 empleados, como publicaba Cinco Días.
De hecho, Satyam ya tenía presencia empresarial en el país, como publicaba el diario económico, puesto que acaba de hacerse, en conjunto con Fujitsu Siemens, con los servicios de outsourcing de Telefónica.
La compañía había puesto al país en su punto de mira expansionista ya que, siendo la cuarta firma de uno de los sectores más poderosos de la India, Europa Occidental era uno de los mercados que resultaban más atractivos.
Repercusiones
Por el momento, a la lista de repercusiones ya conocidas ayer, se suma el desplome de los valores de la firma en la bolsa de Bombay (ayer cerró con unas pérdidas del 84%, siendo hoy la causa del cierre en -6,70% del parqué indio, como publica la prensa económica).
Además, el Gobierno indio se ha comprometido a endurecer la legislación para evitar este tipo de situaciones.
“El Gobierno hará todo lo necesario para asegurar que no vuelvan a ocurrir estos escándalos”, declaró el ministro de Asuntos Corporativos, Prem Chand Gupta, a Reuters.
Más información sobre la actividad de Satyam en la columna de su director en España, Stephane Cerf, publicada en Silicon News.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor