Se descubre un error en los procesadores que pone en peligro los intercambios en línea

ComponentesWorkspace

Un grupo de investigadores, encabezado por el criptólogo alemán Jean-Pierre Seifert, ha descubierto un error de diseño en los microprocesadores informáticos que podría poner en peligro la seguridad de las operaciones por Internet.

En un artículo aún confidencial y publicado en primera página por Le Monde, el investigador y sus colegas describen cómo han podido recuperar (en un sólo intento, a algunos milisegundos) la casi totalidad de una clave de encriptación de 512 bits. Por poner un ejemplo, la clave pública más compleja desvelada hasta el momento era de 640 bits y para su descomposición, anunciada en noviembre del año pasado, se necesitó movilizar durante tres meses a 8 microprocesadores de 2,2 GHz.

La novedad del trabajo de Seifert no es tanto demostrar la vulnerabilidad del sistema, sino que ésta se puede detectar fácilmente a través de un programa ‘topo’ que enviaría la clave de codificación descubierta a piratas, servicios de inteligencia o espías que trabajasen para una empresa competidora.

Los investigadores calculan que una vez desvelado el método que han utilizado, los hackers no tardarían más de unas semanas en crear programas de ataque.

El principio del ataque se puede resumir de la siguiente manera: para ir más rápido, el procesador funciona en paralelo y dispone de un sistema de predicción de resultados de la operación en curso. Si la predicción es buena, el procesador se acelera sensiblemente; si es errónea, tiene que volver hacia atrás y empezar de nuevo. Por tanto, basta con medir el tiempo de cálculo en el que el procesador desgrana la cadena de ceros y unos que constituyen la clave de encriptación para deducirla.

Los especialistas de criptografía confirman la seriedad de la amenaza. Le Monde no desvela el nombre del especialista que dice:”La solución real pasa por revisar la concepción misma de nuestros microprocesadores, un proceso largo y difícil. Una solución a corto plazo sería no permitir que las aplicaciones sensibles se produzcan en paralelo con las estándar en un mismo ordenador, que es lo que suele pasar en un entorno de trabajo clásico. Otros remedios parecidos ralentizarían mucho el funcionamiento del ordenador”.

Esperemos ahora a saber qué tienen que decir los fabricantes de chips a esto.

El artículo en francés aquí.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor