Ser una start-up en España

Empresas

Las empresas innovadoras españolas ven en la crisis una oportunidad.

La innovación y las nuevas tecnologías van a ser la llave que solucionará los problemas económicos de España y no hay más remedio que apostar por el universo TI para cambiar el rumbo de la economía. Ésta es la verdad inamovible a la que la Administración española parece haberse abonado en los últimos tiempos, seguida por patronales, empresas y particulares.
Las nuevas tecnologías y la innovación son la solución, pero ¿existe en España un verdadero tejido innovador? Y, sobre todo, ¿existen las condiciones necesarias para crear el nuevo Google o el nuevo Microsoft? El gigante de las busquedas salió de un garaje y el de Redmond del sueño y del esfuerzo de un emprendedor (que ahora es uno de los hombres que encabezan de forma recurrente el podium de los más ricos del mundo). ¿Se puede ser una start-up en España?
El presidente de Zinkia, José María Castillejo, explicaba a Silicon News que España sí es un país de innovadores. En su trayectoria profesional, confía, ha encontrado a españoles en altos cargos directivos en diferentes países del mundo y en diferentes empresas de renombre, comentaba. Así que, si hay innovadores, ¿por qué no han nacido en España Facebook, Google o Apple?
¿Falta cultura innovadora en España? “Sí, sin duda”, asegura el CEO de Job and Talent, una de las start-ups emergentes en el panorama español, Felipe Navío. “En España por su cultura y forma de pensar nunca se han impulsado los ejemplos de éxito”, asegura. “E igualmente nunca se han promocionado los ejemplos de fracaso, ya que en este país es una deshonra haber fracasado en una aventura, cuando en realidad no es más que una etapa del aprendizaje”.
“La cultura innovadora siempre es mejorable”, explica por su parte el CEO de Herzio, Javier Fernández de Bobadilla,”pero en España tenemos un gran potencial y contamos con muchos ejemplos de profesionales e instituciones que se han situado como referentes”. Existen Bubok o Tuenti, ejemplos recurrentes que los innovadores españoles mentan a la hora de demostrar lo que se puede hacer en España. Pero, ¿son las cosas sencillas para arrancar una start-up en el país?
“En España es muy complicado que un universitario emprenda, ya que se considera una opción profesional del que no ha podido conseguir un trabajo”, explica Navío. “Hasta que no consigamos mostrar a las nuevas generaciones que los emprendedores pueden ser triunfadores no conseguiremos cambiar esa percepción”. María Garaña, la máxima responsable de Microsoft en España, se mostraba enormemente sorprendida en un desayuno reciente por las respuestas que los universitarios habían dado en un test de una universidad española: el número de estudiantes que se mostraban interesados y dispuestos a convertirse en emprendedores era más que reducido.
“Los emprendedores contamos con buenas ideas, muchas ganas, pero muchas veces el mayor hándicap es el económico”, reconocen desde Ameets, otra de las start-ups consultadas. Desde Ameets explican: sin activos y sin facturación, el acceso a la financiación se limita a programas de préstamos específicos de las cajas de ahorro o a business angels.
Ayudas públicas
“El apoyo público siempre es importante”, afirman desde Ameets, asegurando haber recibido “gratamente” la intención del Gobierno de apoyar a las TIC y “que vean en este tipo de empresas un motor para el cambio económico y una pequeña puerta para la crisis”.


“En ciertos momentos o casos, puede ser usado con un objetivo dinamizador o de apoyo, pero creemos que para que un proyecto pequeño pueda tener éxito es más importante centrar los esfuerzos y los escasos recursos en hacer un buen desarrollo de producto y un sólido planteamiento empresarial”, asegura el CEO de Herzio. Fernández de Bobadilla reconoce que “hay países con un tejido de inversores más sofisticado”.
“No creo que falte (cultura de inversión de riesgo en España), de hecho dudo que exista”, afirma con sinceridad Felipe Navío, de Job and Talent. “Nosotros hemos levantado ya varios proyectos emprendedores y la peor parte de cada uno fue encontrar la financiación. Finalmente, entre family, friends and fools lo pudimos conseguir”.
Family and friends fue también el entorno de inversores al que recurrió en sus inicios Unience, la red social para inversores, como reconocía a principios de año su CEO, Nicolás Oriol. La confianza de los inversores en la red social es muy buena, como demuestra el hecho de que hasta ahora no hayan tenido que recurrir a ayudas públicas aunque su relación con otros emprendedores les ha permitido constatar que ahora se están creando “ideas muy interesantes” para ayudar a los emprendedores en la Administración pública, como reconocen desde el departamento de comunicación de Unience.
Crisis
A esta falta de cultura de inversión, se suma la crisis económica. “Sobrevivir a la actual crisis es sin duda un gran reto al que nos enfrentamos todas las start-ups españolas”, asegura Felipe Navío, aunque también explica “por suerte, la buena acogida que parece está teniendo Job and Talent en el mercado hará que sigamos en el candelero una larga temporada”.
Las empresas emprendedoras encuestadas prefieren ver el vaso medio lleno antes que medio vacío, una filosofía que por ejemplo tienen en Ameets. “Siempre es arriesgado embarcarse en una start-up, sin embargo nosotros preferimos ver el vaso medio lleno y verlo como una oportunidad”.
Así se pronunciaba también Nicolás Oriol a principios de año y así continúan viendo la situación en Unience, donde recuerdan además que quienes pasan una crisis económica tan dura suelen salir reforzados para ello. Por ahora, esta red social está batiendo sus propias previsiones.
“Los costes de oportunidad son mucho menores y se hace más fácil dar el salto”, explica Javier Fernández de Bobadilla, que reconoce: “nosotros estamos convencidos de que es un momento muy bueno para desarrollar ideas innovadoras”.
Más información sobre las start-ups mencionadas,en la página siguiente


Unience es una red social para inversores, en la que los asociados pueden intercambiar información bursátil y así mejorar sus carteras de valores. El tipo de información que se comparte es su principal signo de identidad. El acceso es únicamente por invitación. Más información sobre Unience, en el siguiente vídeo.
Herzio“representa en el mundo de la música el gran cambio que los nuevos medios tecnológicos y de comunicación está provocando en la manera de acceder a la cultura y disfrutar del tiempo de ocio”, explican desde la compañía. También por invitación, permite a sus usuarios compartir música.
Job and Talent pone en contacto a los universitarios con las empresas de mayor relevancia de diferentes sectores. “Aprovecha las ventajas de la tecnología 2.0 para optimizar el tránsito del mundo universitario al mundo profesional y la posterior gestión de la carrera profesional”.
Ameets es “la red social para profesionales del sector creativo”. En ella, y según explican desde la misma, los creativos pueden colgar su porfolio para “obtener visibilidad, recibir comentarios y valoraciones, ver y opinar, encontrar inspiración y generar una red de contactos”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor