Sidecar: la multitarea llega a las llamadas telefónicas

CloudEmpresasMovilidadSO Móviles
0 0 No hay comentarios

Todo en los smartphones parece ser tecnología de última generación, excepto lo más básico: las llamadas telefónicas siguen siendo iguales que hace años. Pero, ¿por cuánto tiempo?

Comparar un teléfono móvil de hace diez o quince años con un smartphone hace difícil creer que ambos dispositivos puedan pertenecer a la misma categoría. Un smartphone sirve para casi todo, mientras que un teléfono móvil de los de antes tenía tan solo dos funciones: llamar y enviar mensajes de texto (y quizá algún juego básico). No obstante, hay algo que todavía no ha cambiado demasiado: la experiencia de llamar por teléfono es la misma desde hace años.

Y es que la mayor parte de las funciones más utilizadas en un smartphone, como la cámara o el GPS, quedan relegadas a un segundo lugar cuando se realiza una llamada telefónica. Es posible utilizarlas a la vez, sí, pero cualquiera que lo haya intentado sabrá que es de todo menos fácil: a varios clicks de distancia, con el siempre presente peligro de finalizar la llamada sin querer. Al hablar por teléfono, el smartphone deja de ser un dispositivo multitarea.

Eso es lo que pensaron los creadores de Sidecar, una aplicación lanzada esta semana para Android e iOS que pretende recuperar las llamadas telefónicas, tan pasadas de moda, y hacer que empiecen a aprovechar todas las posibilidades que ofrecen los smartphones de forma sencilla.

¿Cuáles son esas tecnologías que aprovecha Sidecar y cómo lo hace? La idea es fácil: al realizar llamadas a través de la app (gratuitas vía wifi en Estados Unidos y Canadá a cualquier móvil, gratuitas a través de wifi o 3G entre usuarios de Sidecar, y con precio normal de llamada si se realizan sin usar la tarifa de datos), el usuario ve en su pantalla cuatro enormes botones que sitúan varias funciones a un click de distancia: la posibilidad activar la cámara para compartir con el receptor de la llamada lo que se esté viendo, la posibilidad de compartir la localización a través de un mapa, y compartir fotos y contactos.

La app se aprovecha además de la tecnología de detección de movimiento de los smartphones para facilitar que la calidad de la llamada no se vea afectada por toda esa actividad paralela que realizan los usuarios: cuando Sidecar detecta que el usuario aleja el smartphone de su oído (para sacar una foto, para ver las cosas que se le están enviando), activa el altavoz de forma automática.

¿Son las smart-calls el futuro de la telefonía móvil?

Si la idea de Sidecar tiene éxito, las llamadas por móvil podrían estar a punto de cambiar para siempre. Por un lado, las apps de este tipo empezarán a proliferar y, por otro, las operadoras tendrán que empezar a afrontar el tema con tarifas y ofertas especiales para “llamadas multimedia”. Y ni siquiera se trata de un futuro lejano: la tecnología que lo hace posible está ya en todos los smartphones del mercado.

¿Puede Sidecar ser considerado como una competencia directa a servicios como Skype o FaceTime? No debería: ambos servicios están más centrados en el concepto de videollamada que en el de la vieja llamada telefónica. En Sidecar la cámara enfoca hacia fuera, no la cara del emisor. Es una llamada con funcionalidades extra a golpe de click.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor