Smartphones: Los trece del MWC 2013

Movilidad

Móviles cada vez más grandes, pero también modelos gobernados por sistemas alternativos y adaptados a todos los públicos. Esto es lo que ha dado de sí el Mobile World Congress en materia de teléfonos inteligentes.

Un año más, la feria de la movilidad por excelencia se despide con cifras vertiginosas. La octava edición del Mobile World Congress (MWC), que tuvo que trasladarse a L’Hospitalet de Llobregat por cuestiones logísticas, ha albergado durante cuatro días a más de 3.000 ponentes, 70.000 visitantes y representantes gubernamentales de 140 delegaciones. Ha desplegado 1.500 expositores en un espacio de 94.000 metros cuadrados. Y ha ofrecido más áreas de descanso, más plazas de prensa, más establecimientos de comida y, cómo no, más cobertura inalámbrica con hasta 270 puntos de conexión repartidos por todas partes. Eso en cuanto a resumen de la organización y poder de convocatoria, porque ¿cuál es el balance a nivel de productos?

A pesar de que la tendencia de los grandes fabricantes es guardarse los gadgets estrella para sus propios eventos, a lo Apple en las ruedas organizadas en casa Cupertino o como tiene previsto hacer Samsung con su inminente Galaxy S IV (si los rumores están en lo cierto), el MWC ha dejado a su paso un buen puñado de teléfonos interesantes. Algunos son especialmente grandes, rayando incluso en lo excesivo, otros destacan por su velocidad e incluso se ha dejado caer por Barcelona algún representante de la nueva hornada de terminales con sistema operativo alternativo. Esto es, con el esperadísimo Firefox OS.

1. El primer móvil que ha hecho debutar a la plataforma de la Fundación Mozilla es ZTE Open, que lleva la marca de código abierto en el nombre y comenzará a comercializarse en España y países latinoamericanos como Venezuela “a mediados” de año de la mano de Telefónica. Con su pantalla HVGA de 3,5 pulgadas, su procesador a 1 GHz, sus 256 MB de memoria RAM más 512 MB de capacidad interna y su cámara de 3,2 MP, que no son precisamente las especificaciones más potentes de la historia, la característica más notable es su corazón que late a ritmo de HTML5 y permitirá correr aplicaciones web. Está concebido para usuarios jóvenes y aventureros que quieren probar algo diferente, según han explicado sus creadores, es compatible con Bluetooth 2.1, Wi-Fi 802.11b/g/n y A-GPS, cuenta con batería de 1.200 mAh y mide 12,5 milímetros de grosor.

2. La compañía china de telecomunicaciones también ha brillado con la presentación de un dispositivo a medio camino entre el teléfono y el tablet PC: ZTE Grand Memo. Este phablet será presumiblemente mucho más caro que el terminal anterior, aunque también se desconoce su precio, y debería llegar al mercado antes de que finalice marzo. Lo más llamativo es su pantalla de 5,7 pulgadas de tamaño y 720×1.280 píxeles de resolución, además de combinar un chip quad-core firmado por Qualcomm, cámara trasera de 13 MP para grabar vídeo de alta definición, cámara frontal para vídeo-llamadas menos exigentes, 2 GB de RAM, 16 GB de almacenamiento y conectividad 4G/LTE. Todo ello en una esbelta silueta de 8,5 milímetros. El software en esta ocasión es Android 4.1 “Jelly Bean”, que emplea una interfaz personalizada llamada Mifavour. ¿La única pega? Carece de stylus, un instrumento que no es estrictamente necesario pero que, para muchos usuarios, resulta bastante útil.

3. Al nombrar a los híbridos, hay que hablar, de todas todas, del Asus PadFone Infinity. Junto a la presentación del FonePad de 7 pulgadas, la empresa que dirige Jerry Shen ha actualizado su particular concepto de “smartphone-in-a-tablet” con un gadget LTE de 5 pulgadas que promete hasta 19 horas de llamadas 3G sin recargar la batería o 40 horas cuando se engancha a su dock Infinity Station. Alcanza una frecuencia de reloj de 1,7 GHz, integra tarjeta gráfica Adreno 320 y maximiza su espacio con 50 GB de almacenamiento cloud gratuito en WebStorage durante dos años. También luce sistema de doble cámara fotográfica, una de ellas de 13 MP y grabación a 1080p como viene siendo habitual últimamente, y ofrece múltiples posibilidades de conexión, incluyendo Bluetooth 4.0. El precio sugerido es de 999 euros (unos 1.300 dólares) y comenzará a venderse en el Q2.

4. Ampliando más las medidas encontramos el Samsung Galaxy Note 8.0 que, si bien se sale de la definición de smartphone, está habilitado para realizar llamadas y vuelve mucho más funcional la senda abierta por su hermano mayor, el Galaxy Note 10.1. Al igual que él incluye lápiz óptico S Pen, que ha evolucionado con características avanzadas tipo “Detection” y “Page Buddy”, y ejecuta el sistema operativo Android, sabor 4.1.2 en esta ocasión, con la ya de sobra conocida interfaz Touchwiz. Su procesador sube hasta los cuatro núcleos, tiene 2 GB de memoria RAM, una cámara de 5 MP y batería de 4.600 mAh para durar toda una jornada de trabajo. Aunque quizás uno de los puntos fuertes de este dispositivo de apenas 338 gramos que llegará a las tiendas en primavera en dos versiones distintas, de 16 y 32 GB, sea la función Multiwindow que permite dividir la pantalla para mantener abiertas dos aplicaciones al mismo tiempo.

5. Nokia se ha plantado en el MWC con varios teléfonos móviles bajo el brazo. Uno de ellos es el Nokia Lumia 720, un modelo de gama media con sistema Windows Phone 8 que respeta el diseño “unibody” tradicional de los smartphones Lumia con diversos colores pero añade una ranura microSD para ampliar la capacidad de almacenamiento desde los 8 GB hasta los 64 GB. Su memoria RAM alcanza los 512 MB y su chip marca Qualcomm los dos núcleos a 1 GHz. Admite carga inalámbrica, luce una pantalla WVGA de 4,3 pulgadas con tecnología de contraste ClearBlack y discreta resolución de 480×800 píxeles que admite interacción táctil incluso con guantes y, a pesar de que no soporta las modernas redes 4G, viene repleto de opciones de conexión (Wi-Fi doble banda, Bluetooth 3.0, A-GPS y NFC). Ofrece aplicaciones exclusivas como Cinemagraph y Creative Studio, y los amantes de la fotografía apreciarán su cámara trasera con lente CarlZeiss, apertura f/1.9 y 6,7 MP, que podrán obtener a partir del Q2 por unos razonables 249 euros (o 327 dólares).

6. Aunque para precio el de Nokia 105: solamente 15 euros (casi 20 dólares). El dispositivo (que no es un smartphone pero ha sorprendido a visitantes, rivales y a nosotros mismos) tiene como claro objetivo sumar al carro de la movilidad a los 2.700 millones de personas que todavía no poseen un teléfono móvil en países como China, Indonesia, la India o Nigeria y como posible potencial convertirse en segundo terminal de aquellos usuarios que no quieran poner en riesgo a su preciado smartphone en las veraniegas tardes de playa o en sus alocadas salidas nocturnas, por ejemplo, y cubre todas las necesidades básicas. Cuenta con pantalla a color y menús bien visibles, radio FM, agenda de hasta 500 contactos, múltiples alarmas, linterna, carcasa a prueba de polvo y agua, teclado físico y 35 días de vida de batería en modo standby, que se reducen a 12,5 horas en tiempo de llamada, e incluso juegos pre-cargados. Por supuesto, prescinde de lujos como las cámaras fotográficas, una gran pantalla táctil (Nokia 105 tiene 1,4 pulgadas y 128×128 píxeles) o velocidad de crucero, ¿pero los necesita?

7. En contraste, LG pondrá todas sus esperanzas durante los próximos meses en el súper smartphone LG Optimus G Pro de 5,5 pulgadas, que es uno de los primeros en estrenar el chip Qualcomm Snapdragon 600 a 1,7 GHz. Su pantalla IPS con resolución 1.920×1.080 ofrece una densidad de 400 píxeles por pulgada y su batería de 3.140 mAh proporciona la energía suficiente para alimentar tal monstruosidad. Corre Android 4.1.2 “Jelly Bean”, salpimentado por la propia interfaz de LG, soporta 4G/LTE para conexiones inalámbricas ultrarrápidas y permite trabajar con dos aplicaciones en pantalla al mismo tiempo mediante Qslide. Como parte de la competencia, añade 2 GB de memoria RAM, 32 GB de memoria interna, cámara frontal de 2 MP para grabación de vídeo y cámara posterior de 13 MP para toma de fotografías. Mide 150,2×76,1×9,4 milímetros y está valorado en 34.500 rupias, al menos en la India.

[Página 2]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor