SOA para todos: la particular aproximación de Microsoft

Empresas

Oslo está basado en la integración de servicios web y la programación basada en modelos, que Redmond pretende extender al personal no técnico.

Hace un par de semanas, Microsoft daba a conocer los cimientos de lo que es y será en un futuro próximo su estrategia de aproximación a SOA (Arquitecturas Orientadas a Servicios).
Con el nombre en clave de Oslo, se trata de todo un elenco de soluciones que -aunque la gran mayoría no llegarán hasta el próximo año o incluso el siguiente-, pretende simplificar la adopción de entornos SOA por parte de las empresas. No es para menos, pues la compañía de Bill Gates persigue con ello traspasar la frontera de sistemas heterogéneos y generar aplicaciones compuestas que, basadas en componentes, puedan ser reutilizadas con el fin de construir nuevas aplicaciones, tanto dentro como fuera del ‘firewall’ de una compañía.
Oslo, cuyo objetivo final pasa por incrementar la productividad de las empresas a la hora de adaptar tecnología y procesos de negocio, fomenta los servicios web como base para conectar los procesos de una compañía con los de otras, algo que la firma ya enfatizó con la aproximación Dynamic IT, presentada en el mes de junio.
Pero no se queda ahí. La nueva aproximación de Microsoft puede entenderse como una virtualización de servicios que simplifiquen su reutilización. Además, se reemplaza el código tradicional de programación por un modelo BPM (Business Process Mangament).

 
Programación basada en modelos

De esta forma, Oslo cuenta con dos pilares esenciales: la integración de servicios web y un importante componente de programación basada en modelos, algo que permite visualizar y tratar el código de las aplicaciones de forma más simple y fiable, acelerando por tanto su desarrollo.
La programación basada en modelos no es una idea nueva, pero normalmente queda relegada al diseño de ciertas aplicaciones. Oslo persigue extender esta forma de construir aplicaciones no sólo a un mayor número de desarrolladores, sino incluso a los usuarios de negocio que no sepan de programación gracias a los modelos BPM.


Así, la intención de la firma es multiplicar por diez el número de profesionales que utilizan la programación basada en modelos en los próximos dos años, identificando Oslo con el impacto en desarrollo que en su día vivió el lenguaje Visual Basic.
Aunque, como ya se ha comentado, Oslo es una estrategia a largo plazo que no estará completa al menos hasta 2009, los primeros productos de Microsoft construidos con esta visión de ‘modelado’ son cinco, y sus primeras betas llegarán en 2008. Se trata de .Net Framework 4 como entorno de ejecución (que incluye novedades en Windows Communication Foundation y Windows Workflow Foundation), BizTalk Server 6 como solución de orquestación SOA y BPM, Visual Studio 10 para combinar el modelado con la programación clásica, el sistema de gestión TI System Center 5 y BizTalk Services 1, la próxima oferta SOA como servicio de Microsoft.
Por el momento, la compañía ya ha lanzado el primer CTP (Community Technology Preview) público de MSE (Microsoft Managed Services Engine) para la comunidad de desarrolladores.
Esta herramienta facilita esa virtualización de servicios a través de un repositorio que utilizarán distintas soluciones, ayudando a las organizaciones a desplegar servicios de negocio de forma más rápida, gestionarlos y fomentar la reutilización de componentes.
No obstante, los analistas achacan a Microsoft que su aproximación hacia el modelado se basa en interfaces y formatos propietarios; es decir, que se centra sólo en las compañías que utilizan soluciones de la firma.

 
Fuerte competencia

Sea como fuere, el gigante del software llega tarde a un mercado en el que BEA Systems, IBM, Oracle, SAP y Sun se reparten la mayor parte de la tarta de soluciones basadas en SOA y servicios web. Precisamente por su llegada tardía, la apuesta de Microsoft debe ser lo suficientemente distinta como para atraer la atención de partners y desarrolladores de software.


En este sentido, Oslo es una estrategia que se apoya enormemente en los ISV’s y partners tradicionales de Microsoft. Por el momento, Accenture y Avanade ya han dado a conocer un prototipo de aplicación de Recursos Humanos diseñada de forma conjunta con las tecnologías SOA incluidas en BizTalk Server 2006 R2.
Según ambos partners, el principal resultado de esta aplicación beta es su capacidad para reducir los tiempos de proceso hasta en un 60 por ciento si se compara con soluciones construidas con tecnología más convencional. Cada vez con mayor soporte, la promesa de SOA no sólo permite construir nuevas aplicaciones reutilizando código de otras en base a estándares y servicios web, sino que además facilita la integración de tecnología y procesos de negocio y la interoperabilidad entre plataformas heterogéneas para conectar con terceras empresas de forma sencilla.
Para ganar terreno perdido frente a la oferta de otros fabricantes, la propuesta de Microsoft incluye no sólo a la comunidad de desarrolladores, sino también a usuarios de negocio para que sean capaces de diseñar aplicaciones sin conocimientos técnicos, algo así como el SOA para todos; una propuesta tan arriesgada como interesante.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor