Sólo 30/40 personas tenían acceso a los documentos de PRISM que filtró Snowden

Cloud

Las investigaciones tratan de acotar cómo ha podido llegar a conocimiento de Edward Snowden los documentos que ha hecho públicos desvelando que empresas como Microsoft, Google, Facebook, Apple… podrían estar facilitando datos de sus usuarios a las agencia de seguridad e inteligencia estadounidenses. Al parecer el grupo de personas con acceso a esa información era muy restringido y entre ellos no se encontraba Snowden.

Desde la contrainteligencia USA se está mirando con lupa todo lo relacionado con la filtración que ha hecho posible este joven de 29 años y que tiene revolucionados a todos quienes sospechan que sus datos y documentos privados (correos, mensajes, fotos, vídeos…) están al alcance de instituciones tan tranquilizadoras como la CIA o la NSA.

Snowden trabajaba como administrador de sistemas en el Centro de Operaciones contra Amenazas de la NSA de Hawaii tratando de detectar ataques contra los ordenadores del Gobierno, habiendo trabajado anteriormente para la CIA. De algún modo pudo acceder a la información que desvelaba que la comunidad de agencias de inteligencia USA almacenaban información sobre comunicaciones entre ciudadanos USA y otros ciudadanos extranjeros, pero el problema es cómo pudo acceder a dicha información desde el remoto puesto que ocupaba, un documento con clasificación de Alto Secreto al que no tenían acceso autorizado más de 30 ó 40 agentes.

En estos momentos se está tratando de acotar quién más pudiera estar involucrado en la filtración de esta información a fin de efectuar una acusación formal por revelación de secretos mientras Snowden se encuentra en paradero desconocido. El su entrevista al diario británico The Guardian reconoció que además de la información filtrada había tenido acceso total a la identidad de todos los agentes de la NSA, del resto de la comunidad de inteligencia así como de las distintas tapaderas de estas agencias por todo el mundo, la localización de todas las estaciones en el extranjero así como las misiones que están llevando a cabo en la actualidad.

A estos extremos se les ha restado importancia desde la NSA, argumentando que son (la verdad es que lo parecen) exagerados, pero queda por dilucidar a través de quién de los que estaban al tanto de esa información la recibió.

vINQulo

The Washington Post

The Guardian

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor