Sony comienza a vender a desarrolladores sus gafas inteligentes

Movilidad

Esperemos que este dispositivo tenga más éxito que las GoogleGlass que deberían haber salido al mercado hace casi un año. En Sony al menos están siguiendo los pasos de aquel dispositivo en algo: en ofrecer en primer lugar a los desarrolladores la oportunidad de hacerse con ellas con la debida antelación como para conocerlas y ser capaces de ofrecer distintas aplicaciones que saquen todo el partido posible a unas gafas que para empezar ya presentan un aspecto más tradicional y que además de otras funciones que las diferencian del intento de Google ya las harán más discretas y probablemente menos amenazadoras para quienes rodean al usuario.

Quizá de aspecto menos discreto por tamaño y forma pero desde luego sí más convencional por su semejanza con unas gafas de sol o  de ver modelo “gafapasta”, las SmartEyeglass de Sony no resultarán tan chocantes cuando las observemos en la cara de sus usuarios como sucedía con las GoogleGlass, probablemente más livianas pero quizá con un aspecto demasiado diferente a unas gafas tradicionales y por ello más llamativas incluso a pesar del tamaño más reducido.

En Sony no podía ser de otra manera puesto que para comenzar se cuenta con dos características bien diferenciadas y definitorias. Los cristales no son tales sino en realidad unas pantallas traslúcidas que además de facilitar la visión a través de los mismos permiten la representación de imágenes que a ojos del usuarios parecerán flotar ante él. Esto ya aporta un cambio importante puesto que además de añadir información al campo visual del usuario permite avanzar en la realidad inmersiva al poder mostrar objetos virtuales que pueden integrarse con el entorno. Los cristales/pantalla traslúcidos tienen un grosor de 3 milímetros y permiten un 85 % de penetración luminosa.

SmartEyeglass

Adicionalmente, cuando en GoogleGlass (la comparativa es inevitable) el manejo se hacía mediante una pequeña superficie táctil ubicada en la patilla además de mediante comandos de voz, Sony ha dispuesto en SmartEyeglass de un pequeño módulo separado pero conectado mediante un cable que incluye la batería, el altavoz, el micrófono, el sensor inalámbrico NFC así como la superficie táctil para el manejo del dispositivo.

Esto permite que las gafas pesen tan solo 77 gramos y se puedan llevar puestas con mayor comodidad mientras que le módulo puede llevarse en el bolsillo. A pesar de tan escueto peso en el interior de la montura va alojada una cámara con sensor CMOS de 3 megapíxeles, acelerómetro, giroscopio, brújula electrónica y sensor de luminosidad para ajustar automáticamente el brillo de los cristales/pantalla.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=Bx7O_h09HKA[/youtube]

Por seguir comparando con la referencia de las GoogleGlass, en este caso Sony ha puesto un precio bastante más asequible a sus gafas inteligentes, 670 € (sin impuestos), pudiendo reservarse ya por parte de los desarrolladores interesados de Reino Unido y Alemania, y a partir de marzo en Bélgica, Estados Unidos de América, Francia, Holanda, Italia, Japón, Suecia y España. Las SmartEyeglass irán acompañadas del pertinente SDK (kit de desarrollo de software) que permitirá programar apps para sacarle todo el partido a estas gafas inteligentes.

Sony avanza que tiene el propósito de iniciar la comercialización para consumidores el próximo año (ya empezamos a prometer, lo mismo decían en Google) pero todo dependerá como en otros casos de la aceptación que tenga entre los desarrolladores y la respuesta que ofrezcan los potenciales consumidores según vayan conociendo de su existencia y capacidades.

vINQulo

Sony

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor